Artículo

Articulos Originales \ Caso clínico

REC Interv Cardiol. 2019;3:198-199

La dificultad de la cardiología intervencionista en el trabajo diario: el precio de un suspiro

The difficulty of interventional cardiology in routine everyday practice. Paying the price of a sigh.

Jessica Roa Garrido , Antonio E. Gómez Menchero, Rosa Cardenal Piris, Santiago Camacho Freire, Marcos López Rojas y José F. Díaz Fernández

Unidad de Hemodinámica y Cardiología Intervencionista, Unidad de Gestión Clínica de Cardiología, Hospital Juan Ramón Jiménez, Huelva, España

Contenido relacionado

La dificultad de la cardiología intervencionista en el trabajo diario: el precio de un suspiro. ¿Cómo lo haría?
Eduardo Pinar Bermúdez

La dificultad de la cardiología intervencionistaen el trabajo diario: el precio de un suspiro. Resolución
Jessica Roa Garrido, Antonio E. Gómez Menchero, Rosa Cardenal Piris, Santiago Camacho Freire, Marcos López Rojas y José F. Díaz Fernández

PRESENTACIÓN DEL CASO

Se presenta el caso de un varón de 73 años con antecedentes de hipertensión arterial, diabetes mellitus tipo 2, dislipemia y extabaquismo como factores de riesgo cardiovascular. Presentaba cardiopatía isquémica crónica que comenzó como angina inestable con enfermedad coronaria de arteria coronaria derecha y circunfleja con revascularización completa percutánea en 2008 mediante stents recubiertos de everolimus.

Diez años después presentó un síndrome coronario agudo sin elevación del segmento ST de localización inferior con hipotensión y necesidad de aminas vasoactivas, por lo que se trasladó a la sala de hemodinámica para estrategia invasiva precoz.

En la coronariografía diagnóstica realizada por vía radial derecha destacó la presencia de una placa complicada con trombo en el ostium de la arteria coronaria derecha con flujo Thrombolysis in Myocardial Infarction 3 (figura 1).

Figura 1. Lesión de aspecto complicada aguda en el ostium de la arteria coronaria derecha.

Se procedió a cambio a catéter guía JR de 6 Fr y se pasó una guía de angioplastia Sion (Asahi). Se realizó predilatación con balón no distensible de 3,5 × 10 mm (figura 2) y se eligió un stent liberador de sirolimus Orsiro de 3,5 × 18 mm, cubriendo el ostium (figura 3).

Figura 2. Predilatación con balón no distensible de 3,5 × 18 mm a 14 atm, con adecuada apertura.

Figura 3. Angiografía previa al implante del stent ajustado al ostium de la arteria coronaria derecha.

En el momento del implante, y estando el stent inflado a 6 atm, el paciente (dentro del cuadro de agitación que presentaba dada su situación hemodinámica) realizó una inspiración profunda y se produjo un desplazamiento del stent hacia la aorta (figura 4), que pareció haberse implantado totalmente fuera del ostium de la arteria coronaria derecha.

Figura 4. Se observa el stent desplazado hacia la aorta. La flecha señala la marca del calcio en el seno de Valsalva.

Por tanto, nos encontrábamos ante un stent infraexpandido, desplazado o suelto en la aorta, que nos dificultaba la navegabilidad, con un trombo sin cubrir en una lesión compleja ostial, en un contexto clínico de síndrome coronario agudo.