RESUMEN

Introducción y objetivos: Los pacientes con una reserva fraccional de flujo (FFR) reducida tras intervención coronaria percutánea (ICP) tienen mayor riesgo de futuros eventos cardiacos adversos. El objetivo del presente estudio fue evaluar predictores específicos de pacientes y procedimientos para el valor de FFR tras una ICP.

Métodos: El estudio FFR-SEARCH es un registro prospectivo de un solo centro que incluyó 1.000 pacientes consecutivos que se sometieron a una evaluación de la FFR tras una ICP con éxito angiográfico utilizando un microcatéter específico. Se utilizaron modelos de efectos mixtos para buscar predictores independientes de FFR tras la ICP.

Resultados: La media de presión distal dividida entre la presión aórtica tras la ICP fue de 0,96 ± 0,04, y la media de la FFR tras la ICP fue de 0,91 ± 0,07. Tras ajustar por predictores independientes de FFR tras la ICP, la arteria descendente anterior izquierda como vaso medido fue el predictor más fuerte (β ajustado = −0,063; IC95%, −0,070 a −0,056; p < 0,0001), seguida del diámetro luminal mínimo posprocedimiento (β ajustado = 0,039; IC95%, 0,015 a 0,065; p = 0,002). Además, el sexo masculino, la reestenosis del stent, las oclusiones totales crónicas y la pre- y posdilatación se correlacionaron negativamente con la FFR posprocedimiento. Por el contrario, las lesiones de tipo A, las lesiones con trombos, el porcentaje de estenosis posprocedimiento y el diámetro del stent se correlacionaron positivamente con la FFR posprocedimiento. El R2 para el modelo completo fue del 53%.

Conclusiones: Se identificaron diversos predictores independientes relacionados con los pacientes y con los vasos para la FFR posprocedimiento, incluyendo el sexo, la arteria descendente anterior izquierda como vaso medido y el diámetro luminal mínimo posprocedimiento.

Palabras clave: Intervención coronaria percutánea. FFR post-ICP. Predictores.

ABSTRACT

Introduction and objectives: Patients with a low post-percutaneous coronary intervention (PCI) fractional flow reserve (FFR) are at a higher risk for future adverse cardiac events. The objective of the current study was to assess specific patient and procedural predictors of post-PCI FFR.

Methods: The FFR-SEARCH study is a prospective single-center registry of 1000 consecutive all-comer patients who underwent FFR measurements after an angiographically successful PCI with a dedicated microcatheter. Mixed effects models were used to search for independent predictors of post-PCI FFR.

Results: The mean post-PCI distal coronary pressure divided by the aortic pressure (Pd/Pa) was 0.96 ± 0.04 and the mean post-PCI FFR, 0.91 ± 0.07. After adjusting for the independent predictors of post-PCI FFR, the left anterior descending coronary artery as the measured vessel was the strongest predictor of post-PCI FFR (adjusted β = –0.063; 95%CI, –0.070 to –0.056; P < .0001) followed by the postprocedural minimum lumen diameter (adjusted β = 0.039; 95%CI, 0.015-0.065; P = .002). Additionally, male sex, in-stent restenosis, chronic total coronary occlusions, and preand post-dilatation were negatively associated with postprocedural FFR. Conversely, type A lesions, thrombus-containing lesions, postprocedural percent stenosis, and stent diameter were positively associated with postprocedural FFR. The R2 for the complete model was 53%.

Conclusions: Multiple independent patient and vessel related predictors of postprocedural FFR were identified, including sex, the left anterior descending coronary artery as the measured vessel, and postprocedural minimum lumen diameter.

Keywords: Percutaneous coronary intervention. Post-PCI FFR. Predictors.

Abreviaturas: DA: arteria descendiente anterior izquierda. DLM: diámetro luminal mínimo. FFR: reserva fraccional de flujo. ICP: intervención coronaria percutánea.

INTRODUCCIÓN

Las limitaciones de realizar una valoración precisa de la importancia hemodinámica de las lesiones coronarias solamente mediante guiado angiográfico son bien conocidas1. En cambio, la reserva fraccional de flujo (FFR) ha demostrado ser una técnica útil para abordar la fisiología coronaria y la importancia hemodinámica de los segmentos coronarios antes y después de realizar una intervención2-4. Además, medir la FFR tras el implante de un stent ha demostrado ser un predictor sólido e independiente de la ocurrencia de eventos cardiovasculares adversos mayores tras 2 años de seguimiento3-5.

Aunque la FFR tiene en cuenta el estrechamiento luminal relativo y la cantidad de miocardio viable perfundido por un determinado vaso, son varios factores los que influyen en los valores de la FFR antes de realizar una intervención coronaria percutánea (ICP). Cuanto más larga sea la lesión, más altas las puntuaciones de la escala SYNTAX, las calcificaciones y la tortuosidad, mucho más bajos serán los valores de la FFR. En cambio, la presencia de disfunción microvascular, insuficiencia renal crónica y el sexo femenino se asocian a valores más altos de la FFR6-11.

En la actualidad, hay una falta de predictores independientes de la FFR post-ICP. Por eso, el objetivo de este estudio fue analizar las características de los pacientes y de la intervención asociadas a valores bajos de la FFR post-ICP en una población de pacientes no seleccionados.

MÉTODOS

El estudio FFR-SEARCH es un registro prospectivo unicéntrico que analizó la toma rutinaria de la presión distal dividida por la presión aórtica (Pd/Pa) y los valores de FFR de todos los pacientes consecutivos tras una ICP considerada de éxito según la angiografía. El objetivo primario fue estudiar cómo influyen los valores de la FFR post-ICP en la incidencia de eventos cardiovasculares adversos mayores tras 2 años de seguimiento. En consecuencia, no se tomó ninguna otra acción para mejorar los valores de FFR post-ICP. El estudio se realizó según los criterios establecidos en la Declaración de Helsinki. El protocolo del estudio fue aprobado por el comité de ética local del centro. Todos los pacientes dieron su consentimiento informado por escrito para someterse a la intervención. Además, se emplearon bases de datos anónimas en la investigación de conformidad con la legislación holandesa en materia de investigación médica. Se consideraron aptos para participar en este estudio a 1.512 pacientes tratados entre marzo de 2016 y mayo de 2017 en el Erasmus Medical Center. Se excluyó a 504 de estos pacientes por presentar inestabilidad hemodinámica (156), segmento vascular distal bastante pequeño (129), por la decisión del operador de no realizar una valoración hemodinámica post-ICP (148) o por otros motivos (79). Finalmente se incluyó a 1.000 pacientes en el estudio. En 28 pacientes no se logró cruzar la lesión tratada con el microcatéter, en 11 pacientes hubo problemas técnicos con el catéter que impidieron hacer una valoración de los niveles de FFR post-ICP y en 2 pacientes se abortó prematuramente la medición de dichos valores por intolerancia a la adenosina. Quedaron 959 pacientes, cuyos valores de FFR post-ICP se midieron en al menos 1 lesión tratada con éxito según la angiografía.

Angiografía coronaria cuantitativa

El tipo de lesión preoperatoria se definió según los criterios establecidos en la guía de práctica clínica de ACC/AHA12 y se dividió en 4 categorías: A, B1, B2 y C. Se llevaron a cabo análisis integrales mediante angiografía coronaria cuantitativa antes y después del implante del stent en todas las lesiones tratadas. Se seleccionó un plano angiográfico con acortamiento mínimo de la lesión y solapamiento mínimo con otros vasos. Se emplearon similares planos angiográficos antes y después de implantar el stent. Las mediciones incluyeron el porcentaje de estenosis por diámetro, el diámetro del vaso de referencia, la longitud de la lesión y el diámetro luminal mínimo (DLM). En el caso de una oclusión total en pacientes con infarto agudo de miocardio con elevación del segmento ST (IAMCEST) u oclusión coronaria total crónica (OTC), el DLM se consideró cero y el porcentaje de estenosis por diámetro, del 100%. Tanto el diámetro del vaso de referencia como la longitud de la lesión se calcularon a partir del primer plano angiográfico con el flujo restaurado. Todas las mediciones se tomaron con el software CAAS para Windows, versión 2.11.2 (Pie Medical Imaging, Países Bajos).

Mediciones de la reserva fraccional de flujo

Todas las mediciones de la FFR se realizaron con el sistema Navvus RXi (ACIST Medical Systems, Estados Unidos), un microcatéter de FFR dedicado con tecnología de sensor de presión impulsado por fibra óptica13,14. Las mediciones se realizaron tras la administración de un bolo intracoronario de nitratos (200 µg). Se hizo avanzar el catéter sobre una guía utilizada previamente a una distancia distal de unos 20 mm del borde más distal del stent. La FFR se definió como la media de presión coronaria distal divida por la presión aórtica durante un estado de hiperemia máxima alcanzado mediante la infusión continua de adenosina IV a un ritmo de 140 µg/kg/min por vena antecubital. En este estudio no se analizó ningún vaso con adenosina intracoronaria.

Análisis estadístico

Basalmente, las variables categóricas se expresaron como recuentos (porcentajes) y las continuas como media ± desviación estándar. Para analizar los predictores independientes de los valores de FFR post-ICP, las características de todos los pacientes y vasos se estudiaron principalmente mediante análisis univariado empleando un modelo lineal de efectos mixtos con un efecto aleatorio para los pacientes y un efecto fijo para la FFR post-ICP. Después, todas las variables se introdujeron en un modelo lineal de efectos mixtos multivariado usando un método que dio como resultado todos los predictores independientes importantes de valores de FFR post-ICP. Se desarrolló un diagrama de bosque para describir todas las variables con los correspondientes intervalos de confianza del 95% (IC95%). Los valores beta (β) mostraron el aumento o descenso medio de los valores de FFR en el caso de las variables dicotómicas o el incremento por unidad en el caso de las variables continuas. Los análisis estadísticos se realizaron empleando el paquete de software estadístico R (versión 3.5.1, paquetes: Hmisc, lme4 y nlme, RStudio Team, Estados Unidos).

RESULTADOS

Características demográficas

La media de edad fue 64,6 ± 11,8 años y el 72,5% de los pacientes eran varones. Se midió al menos 1 lesión en 959 pacientes con un total de de 1.165 lesiones tratadas con éxito y medidas. Las características demográficas y basales de los pacientes se muestran en la tabla 1. Hasta el 70% de los pacientes presentaba síndrome coronario agudo y el 18% confirmación angiográfica de la presencia de trombo. Se emplearon técnicas de imágenes intravasculares en el 9,6% de los pacientes para guiar la intervención. En total, se trataron 1,4 ± 0,6 lesiones por paciente y la FFR post-ICP se calculó con éxito en 1,2 ± 0,5 lesiones por pacientes. La longitud total media del stent por vaso fue de 29 ± 17 mm con un diámetro medio del stent de 3,2 ± 0,5 mm.

Tabla 1. Características basales de pacientes y vasos

Variable Total registro FFR-SEARCH
Características de los pacientes (n = 1.000)
Edad 64,6 ± 11,8
Sexo, varón 725 (73)
Hipertensión 515 (52)
Hipercolesterolemia 451 (45)
Diabetes 191 (19)
Antecedentes tabaquismo 499 (50)
Accidente cerebrovascular previo 77 (8)
Enfermedad arterial periférica 76 (8)
Infarto de miocardio previo 203 (20)
ICP previa 264 (26)
CABG previa 57 (6)
Indicación para ICP
 Angina estable 304 (30)
 IAMSEST 367 (37)
 IAMCEST 329 (33)
Características del vaso (n = 1.165)
Tipo de lesión
 A 125 (11)
 B1 233 (20)
 B2 379 (33)
 C 428 (37)
DA 593 (51)
Bifurcación 138 (12)
Calcificada 402 (35)
Reestenosis del stent 39 (3)
Thrombo 214 (18)
Trombosis del stent 14 (1)
Ostial 97 (8)
OTC 42 (4)
Estenosis preoperatoria 69 ± 22
Diámetro de referencia preoperatorio (mm) 2,6 ± 0,6
Longitud preoperatoria (cm) 21 ± 11
DLM preoperatorio (mm) 0,9 ± 0,6
Predilatación 769 (66)
Posdilatación 691 (59)
Estenosis posoperatoria 44 ± 13
Diámetro de referencia posoperatorio (mm) 2,7 ± 0,5
Longitud posoperatoria (cm) 24 ± 13
DLM posoperatorio (mm) 2,6 ± 0,5
Número de stents 1,4 ± 0,6
Longitud del stent (cm) 29 ± 17
Diámetro del stent (mm) 3,2 ± 0,5
Pd/Pa post-ICP media 0,96 ± 0,04
FFR post-ICP media 0,91 ± 0,07

CABG: cirugía de revascularización coronaria; DA: arteria descendiente anterior izquierda; DLM: diámetro luminal mínimo; FFR: reserva fraccional de flujo; IAMCEST: infarto agudo de miocardio con elevación del segmento ST; IAMSEST: infarto agudo de miocardio sin elevación del segmento ST; ICP: intervención coronaria percutánea; OTC: oclusión coronaria total crónica; Pd/Pa: coeficiente de la media de presión coronaria distal divida por la presión aórtica; los datos expresan media ± desviación estándar o n (%).

Los valores medios de FFR post-ICP fueron 0,91 ± 0,07 y el 7,7% de los vasos presentaban unos valores de FFR post-ICP ≤ 0,80. En el modelo lineal de efectos mixtos y tras ajustar por los predictores independientes de FFR post-ICP, la arteria descendente anterior izquierda (DA) como el vaso medido fue el predictor más sólido de la FFR post-ICP (valores β ajustados = -0,063; IC95%, de -0,070 a -0,056; p < 0,0001) seguido del DLM posoperatorio (valores β ajustados = 0,039; IC95%, 0,015-0,065]; p = 0,002). Además, el sexo varón, la reestenosis del stent, las OTC, la predilatación y la posdilatación se correlacionaron negativamente con la FFR posoperatoria. En cambio, las lesiones tipo A, las lesiones con trombos, el porcentaje de estenosis por diámetro y el diámetro del stent se correlacionaron positivamente con la FFR posoperatoria. El porcentaje R2 para todo el modelo estadístico fue del 53%. La figura 1 muestra todos los predictores ajustados importantes y no importantes incluidos en el modelo lineal de efectos mixtos. La tabla 2 muestra todos los predictores ajustados y no ajustados con los correspondientes valores β e intervalo de confianza del 95%. Los predictores más importantes de todos se muestran en la figura 2.

Figura 1. Diagrama de bosque de los predictores independientes de FFR post-ICP. Valores beta ajustados con intervalos de confianza del 95%. Los triángulos son los predictores importantes y los círculos los no importantes según el modelo lineal generalizado y multivariado de efectos mixtos para predecir la FFR post-ICP. DA: arteria descendiente anterior izquierda; DLM: diámetro luminal mínimo; IAMCEST: infarto agudo de miocardio con elevación del segmento ST; ICP: intervención coronaria percutánea; OTC: oclusión coronaria total crónica; SCA: síndrome coronario agudo.

Tabla 2. Predictores de FFR post-ICP

Variable No ajustados Ajustados
p 𝛃 (IC95%) p 𝛃 (IC95%)
Características de los pacientes
Sexo varón 0,214 -0,006 (-0,015 – 0,003) 0,001 -0,013 (-0,021 – -0,005)
Edad (por 10 años) 0,976 0,000 (-0,03 – 0,03) 0,724 0,001 (-0,002 – 0,003)
Hipertensión 0,013 -0,010 (-0,018 – -0,002) 0,610 0,002 (-0,006 – 0,010)
Hipercolesterolemia < 0,001 -0,019 (-0,027 – -0,011) 0,287 -0,004 (-0,012 – 0,004)
Diabetes < 0,001 0,018 (0,008 – 0,042) 0,081 -0,008 (-0,017 – 0,001)
Antecedentes de tabaquismo 0,007 0,020 (0,010 – 0,019) 0,054 0,007 (-0,0001 – 0,014)
Accidente cerebrovascular previo 0,831 -0,002 (-0,017 – 0,013) 0,342 0,006 (-0,0007 – 0,019)
Enfermedad arterial periférica 0,022 -0,017 (-0,032 – -0,003) 0,460 -0,005 (-0,018 – 0,008)
Infarto de miocardio previo 0,002 -0,016 (-0,026 – -0,006) 0,137 -0,008 (-0,019 – 0,003)
ICP previa < 0,001 -0,016 (-0,025 – -0,007) 0,569 -0,032 (-0,014 – 0,008)
CABG previa 0,896 -0,001 (-0,019 – 0,017) 0,166 -0,011 (-0,014 – 0,004)
Indicación para ICP
 Angina estable < 0,001 -0,025 (-0,034 – -0,016) 0,563 -0,002 (-0,011 – 0,005)
 IAMCEST < 0,001 0,032 (0,025 – 0,041) 0,171 0,006 (-0,003 – 0,015)
Características de los vasos
Tipo de lesión
 A < 0,001 0,022 (0,009 – 0,035) 0,040 0,012 (0,0005 – 0,023)
 C 0,045 -0,008 (-0,016 – -0,0002) 0,172 -0,006 (-0,014 – 0,002)
DA < 0,001 -0,070 ( -0,077 – -0,064) < 0,001 -0,063 (-0,070 – -0,056)
Bifurcación < 0,001 -0,024 (-0,036 – 0,012) 0,883 0,001 (-0,010 – 0,011)
Calcificada < 0,001 -0,025 (-0,033 – -0,017) 0,409 -0,003 (-0,011 – 0,005)
Reestenosis del stent 0,006 -0,031 (-0,053 – -0,009) 0,007 -0,029 (-0,051 – -0,008)
Trombo < 0,001 0,031 (0,021 – 0,042) 0,026 0,012 (-0,001 – 0,023)
Trombosis del stent 0,920 0,002 (-0,034 – 0,038) 0,362 0,019 (-0,022 – 0,060)
Ostial 0,181 -0,010 (-0,024 – 0,005) 0,165 -0,010 (-0,024 – 0,004)
OTC 0,002 -0,034 (-0,056 – -0,013) 0,036 -0,027 (-0,053 – -0,002)
Estenosis preoperatoria (por 10%) < 0,001 0,007 (0,005 – 0,009) 0,105 0,004 (-0,0009 – 0,009)
Diámetro de referencia preoperatorio (mm) < 0,001 0,030 (0,023 – 0,037) 0,704 0,002 (-0,008 – 0,011)
Longitud preoperatoria (cm) 0,900 -0,00002 (-0,004 – 0,003) 0,101 0,004 (0,0008 – 0,009)
DLM preoperatorio (mm) < 0,001 -0,015 (-0,022 – -0,008) 0,638 0,004 (-0,014 – 0,023)
Predilatation < 0,001 -0,019 (-,027 – -0,011) 0,002 -0,012 (-0,020 – -0,005)
Postdilatation < 0,001 0,027 (-0,035 – -0,019) 0,015 -0,009 (-0,016 – -0,002)
Estenosis posoperatoria (por 10%) 0,077 0,003 (-0,0003 – 0,006) 0,029 0,01 (0,0007 – 0,01)
Diámetro de referencia posoperatorio (mm) < 0,001 0,035 (0,027 – 0,042) 0,067 -0,022 (-0,045 – 0,002)
Longitud posoperatoria (cm) 0,312 -0,002 (-0,005 – 0,001) 0,086 0,001 (-0,0007 – 0,001)
DLM posoperatorio (mm) < 0,001 0,032 (0,024 – 0,040) 0,002 0,039 (0,015 – 0,063)
Número de stents < 0,001 -0,012 (-0,018 – -0,006) 0,620 -0,002 (-0,012 – 0,007)
Longitud del stent (cm) < 0,001 0,019 (0,009 – 0,041) 0,286 -0,003 (-0,009 – 0,002)
Diámetro del stent (mm) < 0,001 0,033 (0,025 – 0,042) 0,026 0,012 (0,001 – 0,022)

Los valores beta (β) revelan el aumento o descenso medio de los valores de FFR en el caso de las variables dicotómicas o el incremento por unidad en el caso de las variables continuas; CABG: cirugía de revascularización coronaria; DA: arteria descendiente anterior izquierda; DLM: diámetro luminal mínimo; FFR: reserva fraccional de flujo; IAMCEST: infarto agudo de miocardio con elevación del segmento ST; IC95%: intervalo de confianza del 95%; OTC: oclusión coronaria total crónica.

Figura 2. Diagrama de bosque de los predictores más importantes de FFR post-ICP. Valores beta ajustados con intervalos de confianza del 95%. La figura incorpora todos los predictores significativos obtenidos en el modelo lineal generalizado y multivariado de efectos mixtos predictor de la FFR post-ICP salvo para las variables categóricas con valores beta < 0,02. DA: arteria descendiente anterior izquierda; DLM: diámetro luminal mínimo; OTC: oclusión coronaria total crónica.

DISCUSIÓN

Este es el estudio más extenso realizado hasta la fecha sobre la FFR post-ICP. Según los datos extraídos del registro FFR-SEARCH, se pudieron identificar variables de los pacientes y de los procedimientos predictoras de la FFR post-ICP. Se espera que estos predictores arrojen más luz para poder interpretar los valores de FFR post-ICP e identificar correctamente qué vasos son propensos a la generacion de eventos en el futuro. Al principio, parece que el sexo masculino se correlacionó negativamente con la FFR post-ICP. Este hallazgo coincide con los hallazgos de anteriores estudios que analizaron cómo influye el sexo en las mediciones de la FFR pre-ICP6,11,15,16. Comparados con las mujeres, se sabe que los varones tienen menor prevalencia de disfunción microvascular8,17. El concepto de FFR se basa en un estado de hiperemia máxima mediante inducción farmacológica para minimizar la resistencia microvascular. La disfunción microvascular puede obstaculizar esta respuesta vasodilatadora y, como resultado, reducir la respuesta del flujo y aumentar los valores de FFR15. Además, los varones presentan, de media, masas miocárdicas y territorios de perfusión miocárdica más grandes que las mujeres18,19. La importancia de estos últimos se ilustra en el segundo y más sólido predictor de la FFR post-ICP de este estudio: las mediciones de la FFR en la DA. Los valores de FFR se asocian a la masa miocárdica y al territorio de perfusion del vaso medido. Como tal, la DA, el vaso con el área de perfusión más grande de todas, ya se ha asociado con anterioridad a valores más bajos de la FFR antes y después de la intervención20-22.

Aunque los diámetros de los stents implantados en la CD son, de media, más grandes, el territorio dependiente de la DA lo es todavía más23. Esta discrepancia entre las dimensiones luminales y la masa miocárdica explicaría por qué es difícil conseguir una mejoría óptima de las mediciones de la FFR en la DA23.

En tercer lugar, los diámetros más grandes de los stents y de los DLM post-ICP se asociaron a valores de FFR post-ICP más altos. No obstante, un porcentaje posoperatorio de estenosis por diámetro más alto también se asoció a valores post-ICP más altos. Aunque estos hallazgos puedan parecer contradictorios, el porcentaje posoperatorio de estenosis por diámetro tampoco se asoció a la fisiología post-ICP en el estudio DEFINE PCI24.

En el subestudio de ecografía intravascular del registro FFR-SEARCH, van Zandvoort et al. confirmaron la presencia de signos evidentes de estenosis luminal residual incluidas lesiones focales, infraexpansión y malaposición en una importante cantidad de vasos con valores de FFR post-ICP ≤ 0,85. Estos hallazgos no fueron evidentes de inmediato en el análisis mediante angiografía coronaria cuantitativa25. El porcentaje de estenosis por diámetro fue del 20% en la cohorte de pacientes con valores de FFR post-ICP ≤ 0,85 y > 0,8526.

Junto a estos últimos predictores de FFR post-ICP se identificaron otros tantos. Un análisis especifico de 26 OTC reveló recientemente que los valores de FFR posoperatorios suelen ser, inicialmente, bajos; sin embargo, parecen aumentar tras 4 meses de seguimiento. Se piensa que los valores de FFR post-ICP inicialmente bajos se deben a la disfunción microvascular del vaso abierto recientemente, un fenómeno que mejora transcurridos varios meses27. Tanto la reestenosis del stent como la predilatación y la posdilatación se asociaron a valores de FFR post-ICP más bajos. Un hallazgo que coincide con lo descrito en anteriores estudios que revelaron que, por regla general, las lesiones complejas se asociaron a valores de FFR post-ICP más bajos20,21,26,28.

También resultó interesante ver cómo influyeron los síntomas de presentación en los valores de FFR post-ICP en la población del estudio, en la que la mayoría de los pacientes presentaba síndrome coronario agudo. Al contrario de lo descrito por anteriores estudios que cuestionaron la validez de los índices fisiológicos hiperémicos invasivos en pacientes con síndrome coronario agudo, no se pudo confirmar cómo influyó la presentación clínica en los valores de FFR post-ICP. No obstante, la identificación de un trombo, algo que suele ocurrir tras la rotura de la placa en pacientes con síndrome coronario agudo, se asoció a valores de FFR significativamente más altos. A pesar de que la ICP restauró el flujo epicárdico, un número relativamente grande de pacientes con IAMCEST presentan una perfusión miocárdica anómala al final de la intervención29. Se piensa que este fenómeno se debe a una obstrucción microvascular por embolización distal (lesión por reperfusión) e inflamación de los tejidos secundaria a una necrosis miocítica30,31. Esta última explicaría los valores de FFR post-ICP significativamente más altos en pacientes con lesiones con trombos que con pacientes sin dichas lesiones. En cambio, nuestros hallazgos también revelan que, en pacientes sin lesiones con trombos, la FFR post-ICP podría ser una valiosa herramienta diagnóstica para identificar a pacientes de alto riesgo de sufrir eventos cardiacos adversos en el futuro.

Limitaciones

Este estudio se realizó con el microcatéter Navvus, un microcatéter de intercambio rápido dedicado con un diámetro medio de 0,022 pulgadas que demostró su utilidad en una leve, aunque significativa, subestimación de la FFR comparado con las guías de presión convencionales de 0.014 pulgadas32. Por eso los actuales hallazgos no se pueden extrapolar a dispositivos FFR basados en guías14. Según el protocolo del estudio, no se tomó ninguna otra medida en presencia de valores bajos de FFR post-ICP. Los estudios Target FFR (NCT03259815) y FFR REACT (NTR6711) arrojarán más luz sobre la FFR post-ICP así como sobre el potencial de futuras acciones para mejorar tanto la FFR post-ICP como los resultados clínicos33,34. Estos resultados también deberán centrarse en el efecto compensatorio de los posibles beneficios y perjuicios derivados de realizar intervenciones adicionales para mejorar los valores finales de la FFR.

CONCLUSIONES

En este subestudio del registro FFR-SEARCH, el registro FFR post-ICP más extenso del mundo real realizado hasta la fecha, se identificaron el sexo, la DA, el DLM post-ICP y otros predictores independientes de la FFR tras procedimiento.

CONFLICTO DE INTERESES

L.J.C. van Zandvoort ha recibido apoyo institucional para su investigación de ACIST Medical Inc. J. Daemen ha recibido apoyo institucional para su investigación de Pie Medical, ACIST Medical Inc., PulseCath, Medtronic, Boston Scientific, Abbott Vascular y Pie Medical, y honorarios por su labor como conferenciante y consultor para PulseCath, Medtronic, ReCor Medical, ACIST Medical Inc. y Pie Medical. Los demás autores no han declarado conflicto de intereses.

¿QUÉ SE SABE DEL TEMA?

  • – Además, la FFR tras la implantación de un stent ha demostrado ser un predictor sólido e independiente de la ocu­rrencia de eventos cardiovasculares adversos mayores tras 2 años de seguimiento.
  • – En la actualidad, faltan datos sobre los predictores independientes de la FFR post-ICP.

¿QUÉ APORTA DE NUEVO?

  • – Este estudio es el más extenso realizado hasta la fecha de predictores de la FFR post-ICP.
  • – Según datos del registro FFR-SEARCH, es posible identificar variables de paciente y procedimiento predictoras de la FFR post-ICP.
  • – Los principales predictores son el sexo, localizacion en DA y las dimensiones luminales post-ICP. Estos predictores nos ayudarán a interpretar los valores de FFR post-ICP y a iden­tificar correctamente qué vasos son propensos a generar eventos en el futuro.

BIBLIOGRAFÍA

1. Topol EJ, Nissen SE. Our preoccupation with coronary luminology. The dissociation between clinical and angiographic findings in ischemic heart disease. Circulation. 1995;92:2333-2342.

2. De Bruyne B, Fearon WF, Pijls NHJ, et al. Fractional flow reserve-guided PCI for stable coronary artery disease. N Engl J Med. 2014;1533-4406.

3. Wolfrum M, Fahrni G, de Maria GL, et al. Impact of impaired fractional flow reserve after coronary interventions on outcomes:a systematic review and meta-analysis. BMC Cardiovasc Disord. 2016;16:177.

4. Rimac G, Fearon WF, De Bruyne B, et al. Clinical value of post-percutaneous coronary intervention fractional flow reserve value:A systematic review and meta-analysis. Am Heart J. 2017;183:1-9.

5. Kasula S, Agarwal SK, Hacioglu Y, et al. Clinical and prognostic value of poststenting fractional flow reserve in acute coronary syndromes. Heart. 2016;102:1988-1994.

6. Sareen N, Baber U, Kezbor S, et al. Clinical and angiographic predictors of haemodynamically significant angiographic lesions:development and validation of a risk score to predict positive fractional flow reserve. EuroIntervention. 2017;12:e2228-e2235.

7. Baranauskas A, Peace A, Kibarskis A, et al. FFR result post PCI is suboptimal in long diffuse coronary artery disease. EuroIntervention. 2016;12:1473-1480.

8. Crystal GJ, Klein LW. Fractional flow reserve:physiological basis, advantages and limitations, and potential gender differences. Curr Cardiol Rev. 2015;11:209-219.

9. Ahmadi A, Leipsic J, Ovrehus KA, et al. Lesion-Specific and Vessel-Related Determinants of Fractional Flow Reserve Beyond Coronary Artery Stenosis. JACC Cardiovasc Imaging. 2018;11:521-530.

10. Tebaldi M, Biscaglia S, Fineschi M, et al. Fractional Flow Reserve Evaluation and Chronic Kidney Disease:Analysis From a Multicenter Italian Registry (the FREAK Study). Catheter Cardiovasc Interv. 2016;88:555-562.

11. Fineschi M, Guerrieri G, Orphal D, et al. The impact of gender on fractional flow reserve measurements. EuroIntervention. 2013;9:360-366.

12. Ryan TJ, Faxon DP, Gunnar RM, et al. Guidelines for percutaneous transluminal coronary angioplasty. A report of the American College of Cardiology/American Heart Association Task Force on Assessment of Diagnostic and Therapeutic Cardiovascular Procedures (Subcommittee on Percutaneous Transluminal Coronary Angioplasty). Circulation. 1988;78:486-502.

13. Diletti R, Van Mieghem NM, Valgimigli M, et al. Rapid exchange ultra-thin microcatheter using fibre-optic sensing technology for measurement of intracoronary fractional flow reserve. EuroIntervention. 2015;11:428-432.

14. Menon M, Jaffe W, Watson T, Webster M. Assessment of coronary fractional flow reserve using a monorail pressure catheter:the first-in-human ACCESS-NZ trial. EuroIntervention. 2015;11:257-263.

15. van de Hoef TP, Meuwissen M, Escaned J, et al. Fractional flow reserve as a surrogate for inducible myocardial ischaemia. Nat Rev Cardiol. 2013;10:439-452.

16. Kim HS, Tonino PA, De Bruyne B, et al. The impact of sex differences on fractional flow reserve-guided percutaneous coronary intervention:a FAME (Fractional Flow Reserve Versus Angiography for Multivessel Evaluation) substudy. JACC Cardiovasc Interv. 2012;5:1037-1042.

17. Reis SE, Holubkov R, Lee JS, et al. Coronary flow velocity response to adenosine characterizes coronary microvascular function in women with chest pain and no obstructive coronary disease. Results from the pilot phase of the Women's Ischemia Syndrome Evaluation (WISE) study. J Am Coll Cardiol. 1999;33:1469-1475.

18. Iqbal MB, Shah N, Khan M, Wallis W. Reduction in myocardial perfusion territory and its effect on the physiological severity of a coronary stenosis. Circ Cardiovasc Interv. 2010;3:89-90.

19. Lin FY, Devereux RB, Roman MJ, et al. Cardiac chamber volumes, function, and mass as determined by 64-multidetector row computed tomography:mean values among healthy adults free of hypertension and obesity. JACC Cardiovasc Imaging. 2008;1:782-786.

20. Nam CW, Hur SH, Cho YK, et al. Relation of fractional flow reserve after drug-eluting stent implantation to one-year outcomes. Am J Cardiol. 2011;107:1763-1767.

21. Doh JH, Nam CW, Koo BK, et al. Clinical Relevance of Poststent Fractional Flow Reserve After Drug-Eluting Stent Implantation. J Invasive Cardiol. 2015;27:346-351.

22. Agarwal SK, Kasula S, Hacioglu Y, Ahmed Z, Uretsky BF, Hakeem A. Utilizing Post-Intervention Fractional Flow Reserve to Optimize Acute Results and the Relationship to Long-Term Outcomes. JACC Cardiovasc Interv. 2016;9:1022-1031.

23. Kimura Y, Tanaka N, Okura H, et al. Characterization of real-world patients with low fractional flow reserve immediately after drug-eluting stents implantation. Cardiovasc Interv Ther. 2016;31:29-37.

24. Jeremias A, Davies JE, Maehara A, et al. Blinded Physiological Assessment of Residual Ischemia After Successful Angiographic Percutaneous Coronary Intervention:The DEFINE PCI Study. JACC:Cardiovasc Interv. 2019;12:1991-2001.

25. van Zandvoort LJC, Masdjedi K, Witberg K, et al. Explanation of Postprocedural Fractional Flow Reserve Below 0.85. Circ Cardiovasc Interv. 2019;12:e007030.

26. van Zandvoort LJC, Witberg K, Ligthart J, et al. Explanation of post procedural fractional flow reserve below 0.85:a comprehensive ultrasound analysis of the FFR Search registry. In Cardiovascular Research Technologies (CRT) Conference 2018 March 3-6;Washingtong DC, United States. 2018.

27. Karamasis GV, Kalogeropoulos AS, Mohdnazri SR, et al. Serial Fractional Flow Reserve Measurements Post Coronary Chronic Total Occlusion Percutaneous Coronary Intervention. Circ Cardiovasc Interv. 2018;11:e006941.

28. Pijls NH, Klauss V, Siebert U, et al. Coronary pressure measurement after stenting predicts adverse events at follow-up:a multicenter registry. Circulation. 2002;105:2950-2954.

29. Stone GW, Webb J, Cox DA, et al. Distal microcirculatory protection during percutaneous coronary intervention in acute ST-segment elevation myocardial infarction:a randomized controlled trial. JAMA. 2005;293:1063-1072.

30. Shah NR, Al-Lamee R, Davies J. Fractional flow reserve in acute coronary syndromes:A review. Int J Cardiol Heart Vasc. 2014;5:20-25.

31. Cuculi F, De Maria GL, Meier P, et al. Impact of microvascular obstruction on the assessment of coronary flow reserve, index of microcirculatory resistance, and fractional flow reserve after ST-segment elevation myocardial infarction. J Am Coll Cardiol. 2014;64:1894-904.

32. Pouillot C, Fournier S, Glasenapp J, et al. Pressure wire versus microcatheter for FFR measurement:a head-to-head comparison. EuroIntervention. 2018;13:e1850-e1856.

33. van Zandvoort LJC, Masdjedi K, Tovar Forero MN, et al. Fractional flow reserve guided percutaneous coronary intervention optimization directed by high-definition intravascular ultrasound versus standard of care:Rationale and study design of the prospective randomized FFR-REACT trial.Am Heart J. 2019;213:66-72.

34. Collison D, McClure JD, Berry C, Oldroyd KG. A randomized controlled trial of a physiology-guided percutaneous coronary intervention optimization strategy:Rationale and design of the TARGET FFR study. Clin Cardiol. 2020;43:414-422.

RESUMEN

Introducción y objetivos: Los pacientes con lesiones coronarias largas, secuenciales o difusas tratadas percutáneamente continúan presentando un riesgo alto de eventos cardiovasculares a pesar de la mejoría de la seguridad y de la eficacia de los nuevos stents liberadores de fármacos. El objetivo de este estudio es analizar la utilidad del software SyncVision /iFR (SyncVision versión 4.1.0.5, Philips Volcano, Bélgica) para guiar la revascularización en este tipo de lesiones.

Métodos: Estudio aleatorizado, multicéntrico, controlado y abierto para comparar la revascularización guiada por SyncVision /iFR respecto a la revascularización guiada por angiografía en pacientes con lesiones coronarias largas, secuenciales o difusas (identificador de ClinicalTrials.gov: NCT04283734). Se incluirá a 100 pacientes (aleatorización 1:1 no estratificada). El objetivo primario es la longitud total del stent implantado. Como objetivo secundario se ha establecido un combinado de muerte cardiaca, infarto de miocardio, trombosis definitiva o probable del stent, nueva revascularización de la lesión tratada en el procedimiento basal o nueva revascularización de la lesión analizada en el procedimiento basal, y la presencia de isquemia residual evaluada por tomografía computarizada por emisión de fotón simple a los 6 meses de seguimiento. El tiempo de seguimiento será de 12 meses tras el procedimiento índice.

Resultados: El estudio se encuentra actualmente en fase de reclutamiento, con los primeros 7 pacientes ya incluidos. Esperamos completar el reclutamiento en febrero de 2021 y el seguimiento en febrero de 2022.

Conclusiones: El estudio iLARDI es el primer estudio aleatorizado para la evaluación de la potencial utilidad de la revascularización guiada por Syncvision en lesiones coronarias largas, secuenciales y difusas.

Palabras clave: Lesiones coronarias difusas. Lesiones coronarias largas. Relacion en el periodo instantaneo libre de ondas. Software SyncVision.

ABSTRACT

Introduction and objectives: patients with long, sequential and diffuse coronary lesions who undergo a percutaneous coronary intervention remain at a high risk of suffering cardiovascular events despite the improved safety and efficacy of the new drug-eluting stents. The objective of this study was to analyze the utility of SyncVision/iFR-guided revascularization (SyncVision version 4.1.0.5, Philips Volcano, Belgium) in this type of lesions.

Methods: Randomized, multicenter, controlled, and open-label trial designed to compare SyncVision/iFR-guided and angiography-guided revascularizations in patients with long, sequential or diffuse significant angiographic coronary stenosis (ClinicalTrials.gov identifier: NCT04283734). A total of 100 patients will be randomized (1:1, no stratification). The primary endpoint is the average length of the stent implanted. The secondary endpoint is a composite of cardiac death, myocardial infarction, definitive or probable stent thrombosis, new target lesion revascularization or new target lesion failure; and the presence of residual ischemia as seen on single-photon emission computed tomography at the 6-month follow-up. Patients will be followed for 12 months after the procedure.

Results: The trial is currently in the recruitment phase, and it has already recruited the first 7 patients. We expect to complete the recruitment phase by February 2021 and the follow-up by February 2022.

Conclusions:The iLARDI study is the first randomized trial to assess the potential utility of SyncVision-guided revascularization in long, sequential and diffuse coronary lesions.

Keywords: Diffuse coronary artery disease. Long coronary artery disease. Instantaneous wave-free ratio. SyncVision software.

Abreviaturas PCI: intervencionismo coronario percutaneo. iFR: indice diastolico instantaneo sin ondas. MACE: eventos cardiacos adversos mayores.

INTRODUCCIÓN

La evaluación fisiológica de las lesiones coronarias es actualmente una práctica de rutina en las salas de hemodinámica, a la vez que fuertemente recomendada por las guías europeas para guiar la toma de decisiones durante el intervencionismo coronario percutáneo (ICP)1. A diferencia de la reserva fraccional de flujo, el nuevo índice diastólico instantáneo sin ondas (iFR) nos permite analizar la importancia fisiológica de cada lesión y cada segmento coronario2-5. Esto ha posibilitado la creación del nuevo paquete de software específico SyncVision (SyncVision versión 4.1.0.5, Philips Volcano, Bélgica), que revela el compromiso funcional de cada lesión y predice la mejora que cabe esperar en el iFR tras el tratamiento percutáneo3,4.

Pocos son los estudios observacionales publicados que hayan analizado la reducción de la longitud del stent implantado en comparación con revascularizaciones guiadas por angiografía en lesiones coronarias largas y difusas4,5. Sin embargo, estas reducciones podrían ir en detrimento de la cobertura integral de la placa en este tipo de lesiones, lo cual ha demostrado ser un predictor de eventos cardiovasculares adversos mayores durante el seguimiento6.

El objetivo de nuestro estudio es analizar la utilidad del iFR y del software SyncVision para guiar el proceso de toma de decisiones durante el ICP sobre lesiones coronarias largas, secuenciales y difusas.

MÉTODOS

Se diseñó un estudio abierto, controlado, aleatorizado y multicéntrico para comparar la revascularización guiada por SyncVision/iFR con la revascularización guiada por angiografía en pacientes con lesiones coronarias largas, secuenciales y difusas (identificador ClinicalTrials.gov: NCT04283734). Todas las variables que se analizarán durante el estudio se muestran en la tabla 1.

Tabla 1. Variables que se analizarán durante el estudio

N Variable Expresada como
Historia médica personal
1 Sexo (varón/mujer) n (%)
2 Edad (años) n ± DE
3 Hipertensión n (%)
4 Diabetes mellitus n (%)
5 Dislipemia n (%)
6 Exfumador n (%)
7 Miocardiopatía isquémica previa n (%)
8 Revascularización previa n (%)
9 Fibrilación auricular n (%)
10 Insuficiencia cardiaca n (%)
11 Accidente cerebrovascular previo n (%)
12 Enfermedad arterial periférica n (%)
13 Hemorragia significativa previa n (%)
14 Niveles basales de hemoglobina (mg/dl) n ± DE
15 Niveles basales de creatinina (mg/dl) n ± DE
16 Fracción de eyección del ventrículo izquierdo (%) n ± DE
17 Presentación clínica (angina estable/IAMSEST/IAMCEST) n (%)
18 Niveles basales de troponina ultrasensible (ng/l) n ± DE
Datos de la intervención
19 Abordaje arterial (acceso radial/femoral/otro) n (%)
20 Precarga con inhibidores del receptor P2Y12 n (%)
21 Uso de inhibidores de la glucoproteína IIb/IIIa durante la intervención n (%)
22 Enfermedad multivaso n (%)
23 Escala Syntax n ± DE
24 Vaso aleatorizado (DA/CXI/CD/otro) n (%)
25 Longitud de la lesión del vaso (mm) n ± DE
26 Diámetro de referencia del vaso (mm) n ± DE
27 Estenosis del vaso (%) n ± DE
28 Longitud total del stent según la angiografía (mm) n ± DE
29 Longitud total del stent implantado (mm) n ± DE
30 Diferencias entre la longitud del stent estimada y la implantada (mm) n ± DE
31 Diámetro del stent (mm) n ± DE
32 Resultado angiográfico óptimo (grado de flujo TIMI final, ausencia de disecciones y estenosis residual < 20%) n (%)
33 Contraste (mililitros) n ± DE
34 Uso de imagen intracoronaria n (%)
35 Uso de rotablación n (%)
36 Complicaciones de la intervención (ausencia de restauración del flujo miocárdico/disección/cierre abrupto del vaso/perforación/otras) n (%)
37 iFR basal en el graupo de la intervención n ± DE
38 Mejora difusa del iFR obtenida mediante el software SyncVision n (%)
39 Longitud estimada del stent para alcanzar un iFR > 0,89 (mm) n ± SD
40 iFR final en el grupo de la intervención n ± SD
41 Necesidad de implantar un stent adicional n (%)
Datos de la hospitalización
42 Complicaciones hemorrágicas n (%)
43 Niveles máximos de troponina ultrasensible (ng/l) n ± DE
44 Infarto de miocardio perioperatorio n (%)
45 Mortalidad intrahospitalaria n (%)
46 Accidente cerebrovascular intrahospitalario n (%)
47 Trombosis del stent intrahospitalaria n (%)
Tratamiento farmacológico en el alta
48 Ácido acetilsalicílico n (%)
49 Inhibidores del receptor P2Y12 (no/clopidogrel/ ticagrelor/prasugrel) n (%)
50 Anticoagulación (no/acenocumarol/rivaroxaban/ dabigatran/apixaban/edoxaban) n (%)
51 Bloqueadores beta n (%)
52 IECA/BRA/IRAN n (%)
53 Antagonistas del calcio n (%)
54 Otros fármacos anti-isquémicos n (%)
Visitas de seguimiento (tras 3, 6 y 12 meses)
55 Complicaciones hemorrágicas n (%)
56 Tratamiento antiagregante plaquetario doble n (%)
57 Anticoagulación (no/acenocumarol/rivaroxaban/ dabigatran/apixaban/edoxaban) n (%)
58 Trombosis probable o definitiva del stent n (%)
59 Infarto de miocardio espontáneo n (%)
60 Nueva revascularización de la lesión diana n (%)
61 Nueva revascularización del vaso diana n (%)
62 Revascularización de otro vaso n (%)
63 Muerte n (%)
64 Causa de la muerte (cardiaca/no cardiaca) n (%)
65 Accidente cerebrovascular n (%)
66 Bloqueadores beta n (%)
67 ACEI/ARB/ARNI n (%)
68 Antagonistas del calcio n (%)
69 Otros fármacos anti-isquémicos n (%)
70 Angina residual (I/II/III/IV) n (%)
71 Retirada del estudio n (%)
72 Pérdidas durante el seguimiento n (%)

BRA: bloqueadores de los receptores de la angiotensina; CD: coronaria derecha; CXI: circunfleja izquierda; DA: descendente anterior; DE: desviación estándar; IAMSEST: infarto agudo de miocardio sin elevación del segmento; IECA: inhibidores de la enzima de conversión de la angiotensina; IRAN: inhibidores de los receptores de la angiotensina y neprilisina; IAMCEST: infarto agudo de miocardio con elevación del segmento ST; TIMI: Thrombolysis in Myocardial Infarction.

Criterios de inclusión y exclusión

Se incluirán a pacientes con los siguientes criterios: a) pacientes > 18 años que precisen tratamiento coronario percutáneo por presentar isquemia (angina silente, estable o síndrome coronario agudo); b) presencia de un vaso con lesiones secuenciales separadas por < 10 mm la una de la otra con una longitud total de las lesiones > 25 mm y un porcentaje de estenosis del diámetro > 60% (según la angiografía coronaria cuantitativa) en, al menos, 1 segmento; o un segmento coronario > 30 mm con enfermedad difusa, y un porcentaje de estenosis del diámetro > 60% (según la angiografía coronaria cuantitativa) en, al menos, 1 región; c) iFR basal ≤ 0,89 distal a una lesión potencialmente aleatorizable.

Se han establecido los siguientes criterios de exclusión: a) pacientes con síndrome coronario agudo con resultados no óptimos en el vaso culpable (grado de flujo final Thrombolysis in Myocardial Infarction (TIMI) < III, ausencia de restauración del flujo miocárdico durante el tratamiento (no reflow), disección coronaria residual, pérdida o compromiso de una rama lateral importante); b) pacientes con síndrome coronario agudo y una fracción de eyección del ventrículo izquierdo < 45%; c) esperanza de vida < 12 meses; d) pacientes con estenosis aórtica grave; e) pacientes con una contraindicación para recibir un curso de tratamiento antiagregante plaquetario de, al menos, 12 meses; f) presencia de trombocitopenia significativa (< 10 × 109/l); g) pacientes con una indicación para recibir cirugía de revascularización coronaria según el criterio del equipo multidisciplinar; h) embarazo; i) incapacidad para entender el consentimiento informado.

Objetivos

El objetivo primario del estudio es la reducción de la longitud media de stent implantado, medida en milímetros (mm), en el grupo guiado mediante SyncVision comparado con el grupo guiado por angiografía. El objetivo secundario del estudio es un compuesto de muerte cardiovascular, infarto de miocardio, trombosis definitiva o probable del stent, nueva revascularización de la lesión diana o nuevo fracaso de la lesión diana (eventos cardiovasculares adversos mayores [MACE]); y la valoración de la isquemia residual mediante tomografía por emisión de fotón simple tras 6 meses de seguimiento.

Intervención

Tras la fase diagnóstica, es obligatorio el uso de vasodilatadores intracoronarios para descartar posibles espasmos coronarios. Dos operadores expertos harán una valoración de las lesiones (previa a la aleatorización) para determinar el segmento coronario a tratar cuando la revascularización esté guiada por angiografía y según la práctica clínica habitual contemporánea. Después, se determinará el iFR a nivel basal. Si es ≤ 0,89, los pacientes serán aleatorizados al grupo de revascularización guiada por angiografía (el grupo control) o al grupo de revascularización guiada por “iFR-pullback mediante el software SyncVision (figura 1). Se podrán utilizar técnicas de imagen intracoronaria en ambos grupos para la optimización del resultado angiográfico según criterio del operador.

Figura 1. Resumen de aleatorización, dianas terapéuticas y seguimiento del estudio iLARDI. ICP: intervención coronaria percutánea; iFR: índice diastólico instantáneo sin ondas; MACE: eventos cardiovasculares adversos mayores.

En el grupo de intervención, se introducirá una guía de presión Verrata (Philips Volcano, Bélgica) a través de un catéter guía hacia el ostium del vaso para normalizar la presión entre el orificio aórtico y el del vaso. Posteriormente, se avanzará la guía de presión distalmente a la lesión. Bajo condiciones hemodinámicas estables (y sin la administración de vasodilatadores), se determinará el iFR basal. Después, se procederá a retirar la guía bajo fluoroscopia continua y en la misma proyección. Si el iFR en el ostium del vaso es 1 ± 0,02, se confirmará la ausencia de descalibración y se realizará un angiograma en la misma proyección angiográfica. El software SyncVision es capaz de reconocer el vaso analizado e identificar la contribución fisiológica de cada lesión y cada segmento prediciendo la mejora del iFR tras el tratamiento. La mejora experimentada por el iFR se representa con puntos amarillos. Cada punto amarillo representa una mejora del iFR de 0,01 si esa zona fuese tratada percutáneamente. La acumulación de muchos puntos amarillos sugiere que la aportación de esa lesión al compromiso fisiológico es alta. Tras la valoración fisiológica de cada lesión, el operador tendrá que tratar el segmento mínimo necesario para alcanzar un iFR de 0,90. Los casos sin acumulación de puntos se han considerado como enfermedad difusa fisiológica (definida como la presencia de < 20% del número total de puntos) en el segmento coronario analizado fisiológicamente. Estos casos recibirán tratamiento médico por la teórica ausencia de beneficio del tratamiento percutáneo (figura 2 y figura 3).

Figura 2. Diagrama de flujo de los detalles técnicos del tratamiento de los pacientes aleatorizados al grupo de intervención.

* Se considera como optimización la posdilatación del área previamente tratada con stent si se observa una acumulación de puntos amarillos en esa zona; o el tratamiento percutáneo de un nuevo segmento que no producía compromiso fisiológico según el estudio basal. iFR: índice diastólico instantáneo sin ondas.

Figura 3. Imagen de corregistro con iFR obtenida con el software SyncVision en un paciente incluido en el estudio y aleatorizado al grupo de la intervención con una lesión difusa en la descendente anterior y la contribución fisiológica de cada segmento. La longitud estimada del stent para alcanzar un iFR > 0,89 es 50,6 mm.

Seguimiento

Se hará seguimiento de los pacientes mediante llamada telefónica o examen físico a los 3, 6 y 12 meses. Tras 6 meses de seguimiento, se realizará una tomografía por emisión de fotón simple (fisiológica o farmacológica) a todos los pacientes. El compuesto de muerte cardiovascular, trombosis definitiva o probable del stent, nuevo fracaso de la lesión diana o nueva revascularización de la lesión diana será considerado MACE.

Medidas coronarias cuantitativas

Las medidas coronarias cuantitativas se realizarán empleando un sistema validado (sistema CAAS, Pie Medica Imaging, Países Bajos). Las medidas analizadas serán el diámetro de referencia del vaso, el diámetro mínimo de la luz del vaso y el porcentaje de estenosis. Todas las medidas se tomarán a nivel basal y tras la ICP.

Análisis estadístico

En lo que respecta al análisis estadístico, las variables cuantitativas se expresarán como media ± desviación estándar y las cualitativas como números absolutos y porcentajes. Para determinar la relación existente entre las variables cuantitativas, se utilizará la prueba t de Student pareada para datos pareados. Para determinar la relación existente entre las variables cualitativas, se utilizará la prueba de la X2. En todos los casos, las diferencias se considerarán significativas con valores p < 0,05. Se utilizará el paquete de software estadístico IBM SPSS (versión 24.0 para Macintosh, SPSS Corp., Estados Unidos). Para calcular el tamaño de la muestra, se ha llevado a cabo un análisis retrospectivo de los últimos 20 pacientes tratados en nuestro centro que presentaban una lesión secuencial o difusa en algún vaso coronario y que se hubiese analizado mediante Syncvision-iFR. La longitud media del stent implantado fue de 43 mm ± 9 mm y la reducción de la longitud de este fue de 12 mm ± 8 mm según el análisis angiográfico. Con estos datos, se ha establecido una reducción esperada de la longitud del stent de 15 mm. El tamaño de la muestra calculado para alcanzar el objetivo primario con un intervalo de confianza del 80% y un margen de error del 5% of error fue de 100 pacientes.

RESULTADOS

La fase de inclusión de pacientes se inició en febrero de 2020. Tras 1 mes, se han incluido a los primeros 7 pacientes. Se espera completar esta fase en febrero de 2021 y la fase de seguimiento en febrero de 2022.

DISCUSIÓN

Hasta donde sabemos, se trata del primer estudio aleatorizado en analizar los posibles beneficios derivados de usar el software SyncVision en lesiones coronarias largas, secuenciales o difusas. En la actualidad, el estudio se encuentra en fase de inclusión y los primeros pacientes ya han sido reclutados.

El iFR ha demostrado ser útil a la hora de guiar el proceso de toma de decisiones durante la realización de ICP7,8. No obstante, las evidencias que avalan el uso del software SyncVision son escasas y controvertidas en lo referente al manejo de lesiones largas, secuenciales o difusas. Por un lado, el software nos permite conocer los segmentos coronarios más comprometidos a nivel fisiológico. Esto, a su vez, nos permite revascularizar solo aquellos segmentos que mejoran de inmediato el resultado fisiológico con una posible reducción de la longitud del stent implantado, lo cual ha resultado ser un predictor de MACE en el seguimiento9. Por otro lado, puede ocurrir que, aunque obtengamos buenos resultados fisiológicos inmediatos y una reducción de la longitud del stent implantado, no consigamos cubrir la placa por completo en ciertas lesiones o segmentos coronarios, lo cual también ha resultado ser un predictor de MACE6.

Una limitación del estudio es el tamaño de la muestra, suficiente para alcanzar el objetivo primario, pero probablemente inadecuado para poder ver diferencias en los MACE. No obstante, consideramos que nos ofrece una primera perspectiva sobre la utilidad del estudio de retirada con iFR para guiar el proceso de toma de decisiones durante la realización de ICP en este tipo de lesiones. También puede servir de estudio generador de hipótesis para futuros estudios a mayor escala que muestren los beneficios en términos de reducción de eventos clínicos.

Por estas razones, consideramos que el iLARDI es un estudio interesante que confirma el posible beneficio del software SyncVision para guiar la toma de decisiones en la realización de ICP en lesiones coronarias largas, secuenciales o difusas. Nuestra intención es completar los resultados en febrero de 2022.

CONCLUSIONES

El estudio iLARDI es el primer estudio aleatorizado que analiza la posible utilidad de la revascularización guiada mediante el software SyncVision en lesiones coronarias largas, secuenciales y difusas.

FINANCIACIÓN

Los fondos del Plan Andaluz de Investigación, Desarrollo e Innovación (PAIDI) se han empleado en costear los seguros de responsabilidad vinculados a la investigación clínica.

CONFLICTO DE INTERESES

F. Hidalgo, S. Ojeda y J. Segura han recibido honorarios de Philips Volcan M. Pan ha recibido honorarios de Abbott, Philips Volcano y Terumo. Los demás autores no han declarado ningún conflicto de intereses.

¿QUÉ SE SABE DEL TEMA?

  • Las valoraciones fisiológicas de las lesiones coronarias son una práctica habitual en la sala de hemodinámica. Tanto el iFR como el software SyncVision nos permiten saber cuál es el papel de cada lesión coronaria y nos ayuda en el proceso de toma de decisiones en la realización de ICP. No obstante, hasta donde sabemos, no se han publicado estudios aleatorizados sobre la utilidad de su uso en el manejo de lesiones coronarias largas, secuenciales y difusas.
  • El estudio iLARDI revelará la potencial utilidad de las revascularizaciones guiadas mediante SyncVision/iFR en este tipo de lesiones (lesiones coronarias largas, secuenciales y difusas) en lo que se refiere a una reducción de la longitud del stent y a una posible incidencia más baja de eventos cardiovasculares adversos mayores durante el seguimiento.

BIBLIOGRAFÍA

1. Neumann FJ, Sousa-Uva M, Ahlsson A, et al. 2018 ESC/EACTS Guidelines on myocardial revascularization. Eur Heart J. 2019;40:87-165.

2. Kim H-L, Koo B-K, Nam C-W, et al. Clinical and physiological outcomes of fractional flow reserve guided percutaneous coronary intervention in patients with serial stenosis within one coronary artery. JACC Cardiovasc Interv. 2012;5:1013?1018.

3. Nijjer SS, Sen S, Petraco R et al. The Instantaneous Wave-Free Ratio (iFR) pullback: a novel innovation using baseline physiology to optimise coronary angioplasty in tandem lesions. Cardiovasc Revasc Med. 2015;16:167-171.

4. Nijjer SS, Sen S, Petraco R et al. Pre-Angioplasty Instantaneous Wave-Free Ratio Pullback Provides Virtual Intervention and Predicts Hemodynamic Outcome for Serial Lesions and Diffuse Coronary Artery Disease. JACC Cardiovasc Interv. 2014;7:1386-1396.

5. Kikuta Y, Cook CM, Sharp ASP et al. Pre-Angioplasty Instantaneous Wave-Free Ratio Pullback Predicts Hemodynamic Outcome In Humans With Coronary Artery Disease. Primary Results of the International Mul-ticenter iFR GRADIENT Registry. JACC Cardiovasc Interv. 2018;11: 757-767.

6. Costa MA, Angiolillo DJ, Tannenbaum M et al. Impact of Stent Deployment Procedural Factors on Long-Term Effectiveness and Safety of Sirolimus-Eluting Stents (Final Results of the Multicenter Prospective STLLR Trial). Am J Cardiol. 2008;101:1704-1711.

7. Davies JE, Sen S, Dehbi HM, Al-Lamee R, Petraco R, Nijjer SS et al. Use of instantaneous wave-free ratio or fractional flow reserve in PCI. N Engl J Med. 2017;376:1824-1834.

8. Gotberg M, Crhistiansen EH, Gudmundsdottir IJ, et al. Instantaneous wave-free ratio versus fractional flow reserve to guide PCI. N Engl J Med. 2017;376:1813?1823.

9. Coner A, Cicek D, Akinci S, et al. Mid-term clinical outcomes of new generation drug-eluting stents for treatment of diffuse coronary artery disease. Turk Kardiyol Dern Ars. 2018;46:659-666.

RESUMEN

Introducción y objetivos: La comorbilidad en ancianos con síndrome coronario agudo sin elevación del segmento ST empeora el pronóstico. El objetivo fue analizar la influencia de la carga de comorbilidad en la decisión del tratamiento invasivo en ancianos con SCASEST.

Métodos: Se incluyeron 7.211 pacientes mayores de 70 años procedentes de 11 registros españoles. Los datos se analizaron en una base de datos conjunta. Se evaluó la presencia de 6 enfermedades simultáneas y su asociación con la realización de coronariografía durante el ingreso.

Resultados: La edad media fue de 79 ± 6 años y la puntuación GRACE media fue de 150 ± 21 puntos. Fueron tratados de manera conservadora 1.179 pacientes (16%). La presencia de cada enfermedad se asoció con un menor abordaje invasivo (ajustado por variables clínicas predictivas): enfermedad cerebrovascular (odds ratio [OR] = 0,78; intervalo de confianza del 95% [IC95%], 0,64-0,95; p = 0,01), anemia (OR = 0,64; IC95%, 0,54-0,76; p < 0,0001), insuficiencia renal (OR = 0,65; IC95%, 0,56-0,75; p < 0,0001), arteriopatía periférica (OR = 0,79; IC95%, 0,65-0,96; p = 0,02), enfermedad pulmonar crónica (OR = 0,85; IC95%, 0,71-0,99; p = 0,05) y diabetes mellitus (OR = 0,85; IC95%, 0,74-0,98; p = 0,03). Asimismo, el aumento del número de enfermedades (carga de comorbilidad) se asoció con menor realización de coronariografías, ajustado por la escala GRACE: 1 enfermedad (OR = 0,66; IC95%, 0,54-0,81); 2 (OR = 0,55; IC95%, 0,45-0,69); 3 (OR = 0,37; IC95%, 0,29-0,47); 4 (OR = 0,33; IC95%, 0,24-0,45); ≥ 5 (OR = 0,21; IC95%, 0,12-0,36); todos p < 0,0001, en comparación con ninguna enfermedad.

Conclusiones: Conforme aumenta la comorbilidad disminuye la realización de coronariografías en ancianos con síndrome coronario agudo sin elevación del segmento ST. Se necesitan estudios que investiguen la mejor estrategia diagnóstico-terapéutica en estos pacientes.

Palabras clave: Comorbilidad. Ancianos. Síndrome coronario agudo. Coronariografía.

ABSTRACT

Introduction and objectives: The presence of comorbidities in elderly patients with non-ST-segment elevation acute coronary syndrome worsens its prognosis. The objective of the study was to analyze the impact of the burden of comorbidities in the decision of using invasive management in these patients.

Methods: A total of 7211 patients > 70 years old from 11 Spanish registries were included. Individual data were analyzed in a common database. We assessed the presence of 6 comorbidities and their association with coronary angiography during admission.

Results: The mean age was 79 ± 6 years and the mean CRACE score was 150 ± 21 points. A total of 1179 patients (16%) were treated conservatively. The presence of each comorbidity was associated with less invasive management (adjusted for predictive clinical variables): cerebrovascular disease (OR, 0.78; 95%CI, 0.64-0.95; P = .01), anemia (OR, 0.64; 95%CI, 0.54-0.76; P < .0001), chronic kidney disease (OR, 0.65; 95%CI, 0.56-0.75; P < .0001), peripheral arterial disease (OR, 0.79; 95%CI, 0.65-0.96; P = .02), chronic lung disease (OR, 0.85; IC95%, 0.71-0.99; P = .05), and diabetes mellitus (OR, 0.85; 95%CI, 0.74-0.98; P < .03). The increase in the number of comorbidities (comorbidity burden) was associated with a reduction in coronary angiographies GRACE score: 1 comorbidity (OR, 0.66; 95%CI, 0.54-0.81), 2 comorbidities (OR, 0.55; 95%CI, 0.45-0.69), 3 comorbidities (OR, 0.37; 95%CI, 0.29-0.47), 4 comorbidities (OR, 0.33; 95%CI, 0.24-0.45), ≥ 5 comorbidities (OR, 0.21; 95%CI, 0.12-0.36); all P values < .0001 compared to 0.

Conclusions: The number of coronary angiographies performed drops as the number of comorbidities increases in elderly patients with non-ST-segment elevation acute coronary syndrome. More studies are still needed to know what the best management of these patients should be.

Keywords: Comorbidities. Elderly. Acute coronary syndrome. Coronary angiography.

Abreviaturas DM: diabetes mellitus. SCA: sindrome coronario agudo. SCASEST: sindrome coronario agudo sin elevacion del segmento ST.

INTRODUCCIÓN

El envejecimiento poblacional conlleva un aumento en el número de pacientes ancianos que sufren un síndrome coronario agudo sin elevación del segmento ST (SCASEST). Este grupo de población, infrarrepresentado en los grandes estudios, presenta una gran carga de comorbilidad que aumenta con la edad 1 y tiene un importante impacto en el pronóstico2-4. Se desconoce cuál es la estrategia terapéutica idónea en estos pacientes. El beneficio de una estrategia invasiva en los ancianos con SCASEST y comorbilidad no está del todo esclarecido5-9. En general, los ancianos con comorbilidad se someten a menos coronariografías a pesar de su peor pronóstico10. Esta práctica clínica, aparentemente contrapuesta a las recomendaciones de las guías de práctica clínica11, parece estar basada en la percepción de un escaso beneficio debido al peor pronóstico intrínseco a la comorbilidad.

En el presente estudio se reunieron los datos de 11 registros españoles de SCASEST para conformar una base de datos común que incluyó más de 7.000 pacientes ancianos con SCASEST. En este análisis preliminar, el objetivo fue investigar la influencia de la comorbilidad en la decisión de tratamiento invasivo.

MÉTODOS

Diseño del estudio

El estudio se realizó a partir 11 cohortes de registros españoles de pacientes con SCASEST (anexo)2,12-20. Todos los casos se juntaron en una base de datos única de pacientes con dolor torácico y diagnóstico de SCASEST, de edad igual o superior a 70 años y seguimiento mínimo de 1 año.

ANEXO. Registros incluidos en el estudio.

Hospital Clínico Universitario, Valencia2
Hospital Universitario Joan XXIII, Tarragona12
Hospital Universitario de Bellvitge, Barcelona13
Hospital Ramón y Cajal, Madrid14
Hospital Universitario de San Juan, Alicante15
Registro Multicéntrico LONGEVO16
Registro Multicéntrico ACHILLES17
Hospital Álvaro Cunqueiro, Vigo18
Hospital Clínico Universitario, Santiago de Compostela19
Hospital Universitario Vall d’Hebron, Barcelona20
Hospital Universitario de La Princesa, Madrid*

*Datos no publicados.

Se registraron los datos antropométricos y sociodemográficos, los principales factores de riesgo cardiovascular, y los datos analíticos y hemodinámicos al ingreso o durante la hospitalización.

Se trató a los pacientes según la práctica clínica habitual de cada centro, dejando la decisión de realizar un abordaje invasivo del SCASEST, mediante coronariografía o no, al médico responsable. A todos los pacientes se les calculó la escala de riesgo GRACE para mortalidad a 6 meses21.

Se recogieron las 6 enfermedades que demostraron tener mayor impacto pronóstico en los pacientes ancianos hospitalizados por síndrome coronario agudo (SCA) en un estudio previo22: insuficiencia renal (filtrado glomerular < 60ml/min/1,73m2), anemia (hemoglobina < 11 g/dl), diabetes mellitus (DM), enfermedad cerebrovascular, enfermedad arterial periférica y enfermedad pulmonar crónica.

Objetivos

El objetivo principal fue evaluar cómo influyó la presencia de comorbilidad en la decisión de realizar una coronariografía durante el ingreso.

Análisis estadístico

Las variables categóricas se expresan en valores absolutos (porcentajes) y se compararon con la prueba t de Student no emparejada o con ANOVA. Las variables continuas se expresan como media ± desviación estándar y se compararon con la prueba de χ2.

Inicialmente se evaluó la relación entre cada una de las enfermedades y la realización de una coronariografía mediante análisis univariable y luego se llevó a cabo un primer modelo de regresión logística binaria en el cual se incluyeron las 6 enfermedades, así como las variables clínicas que se relacionaron con la realización de coronariografía en el análisis univariable. Se calcularon la odds ratio (OR) y los intervalos de confianza del 95% (IC95%). A continuación se clasificó a los pacientes según la carga de comorbilidad, definida por el número de enfermedades concomitantes (de 0 a 6). Se realizó un segundo modelo de regresión logística en el que la carga de comorbilidad se ajustó por las variables clínicas predictivas en el análisis previo. Por último, se realizó un tercer modelo de regresión logística en el que la carga de comorbilidad se ajustó por la puntuación en la escala GRACE. Las diferencias se consideraron estadísticamente significativas con un valor de p < 0,05.

RESULTADOS

Se contó con 7.211 pacientes, con una edad media de 79 ± 6 años; el 62% eran varones. En la tabla 1 se resumen las características basales de la población. En relación con la comorbilidad, su prevalencia fue la siguiente: DM en 2.874 pacientes (40%), insuficiencia renal en 3.070 (42,6%), anemia en 1.025 (14,2%), arteriopatía periférica en 1.006 (14%), enfermedad pulmonar crónica en 1.161 (16%) y accidente cerebrovascular previo en 831 (11,5%).

Tabla 1. Diferencias en las características basales según el abordaje terapéutico

Todos n = 7.211 Abordaje conservador n = 1.179 (16) Abordaje invasivo n = 6.032 (84) p
Edad (años) 79 ± 6 82 ± 6 78 ± 5 0,001
Varones 4.441 (61,6) 597 (50,6) 3.844 (63,7) 0,0001
Tabaquismo 621 (8,6) 72 (6,1) 549 (9,1) 0,0001
Hipertensión 5.723 (79,4) 943 (80) 4.780 (79,2) 0,58
Dislipemia 4.262 (59) 609 (51,7) 3.653 (60,6) 0,0001
Infarto de miocardio previo 1.682 (23,3) 371 (31,7) 1.308 (21,7) 0,0001
Intervención coronaria percutánea previa 1.334 (19) 175 (14,8) 1.159 (19,2) 0,0001
Cirugía coronaria previa 573 (7,9) 104 (8,8) 469 (7,8) 0,24
Insuficiencia cardiaca previa 641 (8,9) 198 (16,8) 443 (7,3) 0,0001
Killip ≥ 2 1.889 (26,2) 463 (39,3) 1.426 (23,6) 0,0001
Descenso segmento ST 2.638 (36,6) 396 (33,6) 2.242 (37,2) 0,02
Elevación troponinas 5.319 (73,7) 920 (78) 4.399 (73) 0,001
Fracción de eyección del ventrículo izquierdo (%) 54 ± 11 54 ± 12 55 ± 11 0,03
GRACE 150 ± 21 159 ± 21 147 ± 19 0,0001
Comorbilidad
Anemia 1.025 (14,2) 273 (23,2) 752 (12,5) 0,0001
Arteriopatía periférica 1.006 (14) 196 (16,6) 810 (13,4) 0,04
Enfermedad pulmonar crónica 1.161 (16,1) 210 (17,8) 951 (15,8) 0,08
Diabetes mellitus 2.874 (39,9) 522 (44,3) 2.352 (39) 0,0001
Enfermedad cerebrovascular 831 (11,5) 186 (15,8) 645 (10,7) 0,0001
Insuficiencia renal 3.070 (42,6) 716 (60,7) 2.354 (39) 0,0001

Los datos expresan n (%) o media ± desviación estándar.

Durante el ingreso se realizó coronariografía a 6.032 pacientes (84%). Se revascularizaron 4.339 (60%): 3.848 (53%) de ellos mediante intervención coronaria percutánea y 491 (7%) mediante cirugía. Los pacientes en quienes se optó por una estrategia conservadora (1.179, 16%) fueron predominantemente mujeres, con puntuaciones más altas en la escala GRACE y antecedente de infarto o insuficiencia cardiaca. En cambio, el tabaquismo, la elevación de las troponinas o el descenso del segmento ST en el electrocardiograma de ingreso y la intervención coronaria percutánea previa se asociaron a un mayor abordaje invasivo (tabla 1). La puntuación GRACE fue inferior en los pacientes cateterizados (147 ± 19 frente a 159 ± 21; p = 0,0001).

La presencia de cada una de las 6 enfermedades analizadas se asoció con menor realización de coronariografía: insuficiencia renal, 60,7 frente a 39% (p = 0,0001); anemia, 23,2 frente a 12,5% (p = 0,0001); DM, 44,3 frente a 39% (p = 0,0001); enfermedad ce- rebrovascular, 15,8 frente a 10,7% (p = 0,0001); enfermedad arterial periférica, 16,6 frente a 13,4% (p = 0,04); y enfermedad pulmonar crónica, 17,8 frente a 15,8% (p = 0,08) (tabla 1).

En el análisis multivariable ajustado por los principales factores de riesgo cardiovascular y las variables clínicas que resultaron estadísticamente significativas en el análisis univariable, las 6 enfermedades se asociaron a una menor probabilidad de indicación de coronariografía: enfermedad cerebrovascular, OR = 0,78 (IC95%, 0,64-0,95; p = 0,01); anemia, OR = 0,64 (IC95%, 0,54-0,76; p < 0,0001); insuficiencia renal, OR = 0,65 (IC95%, 0,56-0,75; p < 0,0001); arteriopatía periférica, OR = 0,79 (IC95%, 0,65-0,96; p = 0,02); enfermedad pulmonar crónica, OR = 0,85 (IC95%, 0,71-0,99; p = 0,05); y DM, OR = 0,85 (IC95%, 0,74-0,98; p = 0,03). En la tabla 2 se presentan las variables clínicas asociadas con la indicación de coronariografía.

Tabla 2. Resultados: análisis multivariable para la indicación de coronariografía

Variable OR IC95% p
Edad (años) 0,89 0,88-0,91 0,0001
Varones 1,48 1,28-1,71 0,0001
Dislipemia 1,44 1,26-1,66 0,0001
Infarto de miocardio previo 0,46 0,39-0,54 0,0001
Insuficiencia cardiaca previa 0,68 0,56-0,84 0,0001
Intervención coronaria percutánea previa 1,91 1,55-2,34 0,0001
Killip ≥ 2 0,68 0,56-0,80 0,0001
Descenso segmento ST 1,44 1,25-1,66 0,0001
Fracción de eyección del ventrículo izquierdo (por 5%) 0,98 0,98-0,99 0,001
Anemia 0,64 0,54-0,76 0,0001
Arteriopatía periférica 0,79 0,65-0,96 0,02
Enfermedad pulmonar crónica 0,85 0,71-0,99 0,05
Diabetes mellitus 0,85 0,74-0,98 0,03
Enfermedad cerebrovascular 0,78 0,64-0,95 0,01
Insuficiencia renal 0,65 0,56-0,75 0,0001

IC95%: intervalo de confianza del 95%; OR: odds ratio.

Se definió la carga de comorbilidad como el número de enfermedades presentes (de 0 a 6). La distribución fue la siguiente: 0 enfermedades, n = 1.891 (26%); 1 enfermedad, n = 2.413 (33,5%); 2 enfermedades, n = 1.638 (22,7%); 3 enfermedades, n = 879 (12,2%); 4 enfermedades, n = 314 (4,4%); y 5 o 6 enfermedades, n = 76 (1,1%). El análisis de la carga de comorbilidad ajustado por las variables clínicas asociadas a indicación de coronariografía mostró una relación inversa entre el número de enfermedades y la probabilidad de realizar una coronariografía: 1 enfermedad, OR = 0,66 (IC95%, 0,54-0,81); 2 enfermedades, OR = 0,55 (IC95%, 0,45-0,69); 3 enfermedades, OR = 0,37 (IC95%, 0,29-0,46); 4 enfermedades, OR = 0,32 (IC95%, 0,23-0,45); y 5 o 6 enfermedades, OR = 0,21 (IC95%, 0,12-0,37); todos p < 0,0001 en comparación con ninguna enfermedad.

Conforme aumentó el número de enfermedades se incrementó el riesgo según la puntuación en la escala GRACE (tabla 3). La relación inversa entre la carga de comorbilidad y la realización de coronariografía se mantuvo tras ajustar por la escala GRACE. En la figura 1 se observa que a medida que aumentó el número de enfermedades disminuyó la probabilidad de realizar una coronariografía (figura 1A), a pesar del mayor riesgo representado por las puntuaciones más altas en la escala GRACE (figura 1B, tabla 3).

Tabla 3. Distribución de la carga de comorbilidad y puntuación en la escala GRACE (p < 0,0001 para la tendencia).

Enfermedades n = 7.211 Puntuación escala GRACE
0 1.891 (26) 141 ± 18
1 2.413 (33,5) 148 ± 19
2 1.638 (22,7) 153 ± 20
3 879 (12,2) 160 ± 19
4 314 (4,4) 162 ± 19
≥ 5 76 (1,1) 166 ± 17

Los datos expresan n (%) o media ± desviación estándar.

Figura 1. A: probabilidad de ser sometido a coronariografía según el número de enfermedades concomitantes. Se presenta la odds ratio (OR) con los intervalos de confianza del 95% (IC95%). Análisis ajustado por puntuación en la escala GRACE. B: Representación de la relación entre la carga de comorbilidad y la puntuación en la escala GRACE. Se presenta la media ± desviación estándar (DE) de la puntuación GRACE.

DISCUSIÓN

Los principales hallazgos de nuestro estudio son: a) las 6 enfermedades evaluadas (enfermedad cerebrovascular, anemia, insuficiencia renal, arteriopatía periférica, enfermedad pulmonar crónica y DM) se asociaron de manera independiente con una menor probabilidad de abordaje invasivo; b) a medida que aumentó la carga de comorbilidad, considerada como el número de enfermedades concomitantes, se redujo la probabilidad de indicar una coronariografía.

Existe una alta prevalencia de comorbilidad en ancianos con SCASEST, con gran impacto en el pronóstico a corto y medio plazo2,4. El índice de Charlson es la herramienta más utilizada para evaluar la comorbilidad23,24. No obstante, el análisis de las 6 enfermedades consideradas (insuficiencia renal, anemia, DM, en- fermedad cerebrovascular, enfermedad arterial periférica y enfermedad pulmonar crónica) ha demostrado ser un instrumento de estratificación de riesgo útil y ofrecer una capacidad discriminatoria predictiva comparable a la del índice de Charlson22.

La carga de comorbilidad tiene una gran relevancia en el tratamiento intrahospitalario del SCASEST2,3,6,9,10. Aunque sigue sin estar clara cuál es la mejor estrategia terapéutica en el anciano con SCASEST, hay varios estudios que muestran cierto beneficio con la revascularización5,7,8,25-30.

Nuestro estudio indica que conforme aumenta la carga de comorbilidad disminuyen las posibilidades de ser sometido a una coronariografía. Esto puede deberse a que la comorbilidad se percibe como una contraindicación para el tratamiento invasivo10. Sin embargo, el riesgo tras un infarto agudo de miocardio según la escala GRACE aumenta de forma semejante al número de enfermedades concomitantes, y son estos pacientes los que, probablemente, más se beneficiarían de un tratamiento invasivo31,32.

La presencia de cada una de las 6 enfermedades se asoció de manera independiente con un menor abordaje invasivo. Por un lado, la enfermedad cerebrovascular y la arteriopatía periférica suponen una mayor extensión de la enfermedad ateroesclerótica33. La anemia ha demostrado ser un potente predictor de mortalidad en el SCA34-36; utilizamos el límite de 11 g/dl por ser el punto de corte con mayor influencia en la mortalidad en estudios previos34. Su gran peso en la decisión de un tratamiento conservador podría estar justificada por su clara relación con eventos hemorrágicos en el SCA37. La insuficiencia renal expresa mayor extensión de la enfermedad cardiovascular y se asocia de manera independiente con más mortalidad tras un SCA. Existe una asociación lineal entre el riesgo de muerte de causa cardiovascular y el descenso en el filtrado glomerular17,38. La DM es un potente predictor de mortalidad, no solo debido a enfermedad cardiovascular. Hay una clara asociación entre la DM y eventos cardiovasculares adversos, y estos pacientes constituyen una población de muy alto riesgo39. La enfermedad pulmonar crónica se asocia con peor pronóstico a corto plazo tras un infarto agudo de miocardio, y en el SCASEST se relaciona con retraso diagnóstico, menor abordaje invasivo y menor uso de fármacos en prevención secundaria40.

En el análisis multivariable, la edad, el infarto agudo de miocardio previo, la insuficiencia cardiaca previa, Killip ≥ 2 al ingreso y una fracción de eyección disminuida se asociaron a menor abordaje invasivo. Los pacientes de edad avanzada reciben menos terapias basadas en la evidencia. Conforme aumenta la edad, se ha demostrado que disminuye la tasa de realización de coronariografías41. Además de la edad, el antecedente de infarto e insuficiencia cardiaca, la fracción de eyección disminuida y la puntuación ≥ 2 en la clasificación de Killip son aspectos de importancia en el pronóstico del SCA, que en general traducen una peor función ventricular. Paradójicamente, nuestros hallazgos sugieren que, a mayor riesgo, menor probabilidad de coronariografía, y van en consonancia con lo observado en estudios previos10,42. Es posible que la percepción de un menor beneficio de la revascularización o de un mayor riesgo de los procedimientos de revascularización pueda explicar estos resultados2. Por otra parte, ser varón, tener dislipemia, tener antecedente de intervención coronaria percutánea y el descenso del segmento ST en el momento del ingreso se asociaron con mayor abordaje invasivo. Diversos estudios indican que las mujeres reciben menor tratamiento invasivo que los varones, a pesar de los beneficios demostrados en cuanto a mortalidad43. El antecedente de angioplastia, el descenso del segmento ST y la dislipemia probablemente se interpretan como factores de riesgo isquémico, y esto podría explicar su asociación con una mayor frecuencia de tratamiento inva- sivo20,28,44.

Limitaciones

La principal limitación de nuestro estudio es que se trata de un registro observacional, con el sesgo de selección que conlleva y las diferencias de manejo entre distintos centros. Por otra parte, aunque el modelo multivariable se ajustó por intervención coronaria percutánea o cirugía coronaria previa, no se ajustó por coronariografía previa. Es posible que el conocimiento previo de la anatomía coronaria fuera un factor que influyese en la decisión de realizar menos coronariografías en los pacientes de mayor riesgo.

CONCLUSIONES

La presencia de comorbilidad tiene un gran impacto sobre la decisión terapéutica en los ancianos con SCA. Conforme aumenta el número de enfermedades, aunque se eleva el riesgo definido con la escala GRACE, disminuye la probabilidad de indicar una coronariografía.

Esta paradoja de mayor riesgo y tratamiento más conservador obliga a realizar nuevos estudios que determinen los beneficios de la estrategia invasiva en los ancianos con SCASEST y comorbilidad para poder establecer la mejor decisión terapéutica.

CONFLICTOS DE INTERÉS

J. Sanchis es editor asociado de REC: Interventional Cardiology; se ha seguido el procedimiento editorial establecido en la revista para garantizar la gestión imparcial del manuscrito. J. Núñez ha recibido remuneración de Novartis, Vitor Pharma y Boehringer Ingelheim, y una beca de Astra Zeneca y Vitor Pharma. J.A. Barrabés ha recibido remuneración por actividades educativas de AstraZeneca y por asesoramiento de Bayer. El resto de los autores no presentan conflictos de intereses.

¿QUÉ SE SABE DEL TEMA?

  • Los ancianos que sufren un SCASEST tienen una gran carga de comorbilidad. Las enfermedades concomitantes se asocian con peor pronóstico. Los ancianos con comorbilidad se someten a menos coronariografías a pesar de su peor pronóstico, en contraposición a las recomendaciones de las guías de práctica clínica.

¿QUÉ APORTA DE NUEVO?

  • En este análisis de un registro multicéntrico se pone de manifiesto la relación entre la carga de comorbilidad y el tratamiento terapéutico invasivo en los ancianos con SCASEST. Conforme aumenta el número de enfermedades concomitantes, aumenta el riesgo según la escala GRACE, pero disminuye la probabilidad de indicar una corona- riografía.

BIBLIOGRAFÍA

1. Barnett K, Mercer SW, Norbury M, Watt G, Wyke S, Guthrie B. Epidemiology of multimorbidity and implications for health care, research, and medical education:a cross-sectional study. Lancet. 2012;380:37-43.

2. Sanchis J, Núñez J, BodíV, Núñez E, García-Alvarez A, Bonanad C, et al. Influence of comorbid conditions on one-year outcomes in non-ST-segment elevation acute coronary syndrome. Mayo Clin Proc. 2011;86:291-296.

3. Chirinos JA, Veerani A, Zambrano JP, Schob A, Perez G, Mendez AJ, et al. Evaluation of comorbidity scores to predict all-cause mortality in patients with established coronary artery disease. Int J Cardiol. 2007;117:97-102.

4. Sanchis J, Bonanad C, Ruiz V, Fernández J, García-Blas S, Mainar L, et al. Frailty and other geriatric conditions for risk stratification of older patients with acute coronary syndrome. Am Heart J. 2014;168:784-791.

5. Bardaji A, Barrabés JA, Ribera A, et al. Revascularization in older adult patients with non-ST-segment elevation acute coronary syndrome:effect and impact on 6-month mortality [published online ahead of print, 2019 May 14]. Eur Heart J Acute Cardiovasc Care. 2019;2048∖19849922.

6. Chuang AM, Hancock DG, Halabi A, et al. Invasive management of acute coronary syndrome:Interaction with competing risks. Int J Cardiol. 2018;269:13-18.

7. Tegn N, Abdelnoor M, Aaberge L, et al. Invasive versus conservative strategy in patients aged 80 years or older with non-ST-elevation myocardial infarction or unstable angina pectoris (After Eighty study):an open-label randomized controlled trial. Lancet. 2016;387:1057-1065.

8. Sanchis J, Núñez E, Barrabés JA, et al. Randomized comparison between the invasive and conservative strategies in comorbid elderly patients with non-ST elevation myocardial infarction. Eur J Intern Med. 2016;35:89-94.

9. Palau P, Núñez J, Sanchis J, et al. Differential prognostic effect of revascularization according to a simple comorbidity index in high-risk non-ST-segment elevation acute coronary syndrome. Clin Cardiol. 2012;35:237-243.

10. Savonitto S, Morici N, De Servi S. Treatment of acute coronary syndromes in the elderly and in patients with comorbidities. Rev Esp Cardiol. 2014;67:564-573.

11. Roffi M, Patrono C, Collet JP, et al. 2015 ESC Guidelines for the management of acute coronary syndromes in patients presenting without persistent ST-segment elevation:Task Force for the Management of Acute Coronary Syndromes in Patients Presenting without Persistent ST-Segment Elevation of the European Society of Cardiology (ESC). Eur Heart J. 2016;37:267-315.

12. Camprubi M, Cabrera S, Sans J, et al. Body Mass Index and Hospital Mortality in Patients with Acute Coronary Syndrome Receiving Care in a University Hospital. J Obes. 2012;2012:287939.

13. Ariza-SoléA, Sánchez-Salado JC, Lorente V, et al. Is it possible to separate ischemic and bleeding risk in patients with non-ST segment elevation acute coronary syndromes?Int J Cardiol. 2014;171:448-450.

14. Alonso Salinas GL, Sanmartín Fernández M, Pascual Izco M, et al. Frailty predicts major bleeding within 30 days in elderly patients with Acute Coronary Syndrome. Int J Cardiol. 2016;222:590-593.

15. Cordero A, López-Palop R, Carrillo P, et al. Prevalence and Postdischarge Incidence of Malignancies in Patients With Acute Coronary Syndrome. Rev Esp Cardiol. 2018;71:267-273.

16. Alegre O, Formiga F, López-Palop R, et al. An Easy Assessment of Frailty at Baseline Independently Predicts Prognosis in Very Elderly Patients With Acute Coronary Syndromes. J Am Med Dir Assoc. 2018;19:296-303.

17. Rivera-Caravaca JM, Ruiz-Nodar JM, Tello-Montoliu A, et al. Disparities in the Estimation of Glomerular Filtration Rate According to Cockcroft-Gault, Modification of Diet in Renal Disease-4, and Chronic Kidney Disease Epidemiology Collaboration Equations and Relation With Outcomes in Patients With Acute Coronary Syndrome. J Am Heart Assoc. 2018;7:e008725.

18. Abu-Assi E, Raposeiras-Roubin S, Cobas-Paz R, et al. Assessing the performance of the PRECISE-DAPT and PARIS risk scores for predicting one-year out-of-hospital bleeding in acute coronary syndrome patients. EuroIntervention. 2018;13:1914-1922.

19. Álvarez Álvarez B, Abou Jokh Casas C, Cordero A, et al. Early revascularization and long-term mortality in high-risk patients with non-ST-elevation myocardial infarction. The CARDIOCHUS-HUSJ registry. Rev Esp Cardiol. 2020;73:35-42.

20. MilàL, Barrabés JA, Lidón RM, et al. Prior adherence to recommended lipid control targets in patients admitted for acute coronary syndrome. Rev Esp Cardiol. 2019;73:376-382.

21. Eagle KA, Lim MJ, Dabbous OH, et al. A validated prediction model for all forms of acute coronary syndrome:estimating the risk of 6-month postdischarge death in an international registry. JAMA. 2004:291:2727-2733.

22. Sanchis J, Soler M, Núñez J, et al. Comorbidity assessment for mortality risk stratification in elderly patients with acute coronary syndrome. Eur J Intern Med. 2019;62:48-53.

23. Charlson ME, Pompei P, Ales KL, et al. A new method of classifying prognostic comorbidity in longitudinal studies:development and validation. J Chronic Dis. 1987;40:373-383.

24. Núñez J, Núñez E, Fácila L, et al. Prognostic value of Charlson comorbidity index at 30 days and 1 year after acute myocardial infarction. Rev Esp Cardiol. 2004;57:842-849.

25. De Servi S, Cavallini C, Dellavalle A, et al. Non-ST-elevation acute coronary syndrome in the elderly:treatment strategies and 30-day outcome. Am Heart J. 2004;147:830-836.

26. Sillano D, Resmini C, Meliga E, et al. Retrospective multicenter observational study of the interventional management of coronary disease in the very elderly:the NINETY. Catheter Cardiovasc Interv. 2013;82:414-421.

27. Kolte D, Khera S, Palaniswamy C, et al. Early invasive versus initial conservative treatment strategies in octogenarians with UA/NSTEMI. Am J Med. 2013;126:1076-1083.

28. Núñez J, Ruiz V, Bonanad C, et al. Percutaneous coronary intervention and recurrent hospitalizations in elderly patients with non ST-segment acute coronary syndrome:The role of frailty. Int J Cardiol. 2017;228:456-458.

29. LlaóI, Ariza-SoléA, Sanchis J, et al. Invasive strategy and frailty in very elderly patients with acute coronary syndromes. EuroIntervention. 2018;14:e336-342.

30. Sanchis J, Ariza-SoléA, Abu-Assi E, et al. Invasive Versus Conservative Strategy in Frail Patients With NSTEMI:The MOSCA-FRAIL Clinical Trial Study Design. Rev Esp Cardiol. 2019;72:154-159.

31. de Groot V, Beckerman H, Lankhorst GJ, et al. How to measure comorbidity. A critical review of available methods. J Clin Epidemiol. 2003;56:221-229.

32. Park JY, Kim MH, Bae EJ, et al. Comorbidities can predict mortality of kidney transplant recipients:comparison with the Charlson comorbidity index. Transplant Proc. 2018;50:1068-1073.

33. Chirinos JA, Veerani A, Zambrano JP, et al. Evaluation of comorbidity scores to predict all-cause mortality in patients with established coronary artery disease. Int J Cardiol. 2007;117:97-102.

34. Lawler PR, Filion KB, Dourian T, et al. Anemia and mortality in acute coronary syndromes:a systematic review and meta-analysis. Am Heart J. 2013;165:143-153.

35. Ford I, Bezlyak V, Stott DJ, et al. Reduced glomerular filtration rate and its association with clinical outcome in older patients at risk of vascular events:secondary analysis. PLoS Med. 2009;6:e16.

36. Sabatine MS, Morrow DA, Giugliano RP, et al. Association of hemoglobin levels with clinical outcomes in acute coronary syndromes. Circulation. 2005;111:2042-2049.

37. Vicente-Ibarra N, Marín F, Pernias-Escrig V, et al. Impact of anemia as risk factor for major bleeding and mortality in patients with acute coronary syndrome. Eur J Intern Med. 2019;61:48-53.

38. Goldenberg I, Subirana I, Boyko V, et al. Relation between renal function and outcomes in patients with non-ST-segment elevation acute coronary syndrome:real-world data from the European Public Health Outcome Research and Indicators Collection Project. Arch Intern Med. 2010;170:888-895.

39. Rao Kondapally Seshasai S, Kaptoge S, Thompson A, et al. Diabetes mellitus, fasting glucose, and risk of cause-specific death [published correction appears in N Engl J Med. 2011;364:1281]. N Engl J Med. 2011;364:829-841.

40. Rothnie KJ, Smeeth L, Herrett E, et al. Closing the mortality gap after a myocardial infarction in people with and without chronic obstructive pulmonary disease. Heart. 2015;101:1103-1110.

41. Avezum A, Makdisse M, Spencer F, et al. Impact of age on management and outcome of acute coronary syndrome:observations from the Global Registry of Acute Coronary Events (GRACE). Am Heart J. 2005;149:67?73.

42. Itzahki Ben Zadok O, Ben-Gal T, Abelow A, et al. Temporal Trends in the Characteristics, Management and Outcomes of Patients With Acute Coronary Syndrome According to Their Killip Class. Am J Cardiol. 2019;124:1862?1868.

43. Mehta LS, Beckie TM, DeVon HA, et al. Acute Myocardial Infarction in Women:A Scientific Statement From the American Heart Association. Circulation. 2016;133:916?947.

44. Yudi MB, Clark DJ, Farouque O, et al. Trends and predictors of recurrent acute coronary syndrome hospitalizations and unplanned revascularization after index acute myocardial infarction treated with percutaneous coronary intervention. Am Heart J. 2019;212:134?143.

Autor para correspondencia: Servicio de Cardiología, Hospital Clínico Universitario de Valencia, Blasco Ibáñez 17, 46010 Valencia, España.
Correo electrónico: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. (J. Sanchis).

RESUMEN

Introducción y objetivos: Analizar la asociación entre algunas variables estructurales de los centros tratantes (disponibilidad de cirugía cardiaca y de unidad de cuidados intensivos cardiológicos [UCIC]), así como su volumen de procedimientos, con los resultados del reemplazo quirúrgico de válvula aórtica (RQVA) o transcatéter (TAVI).

Métodos: Estudio observacional retrospectivo de todos los pacientes dados de alta en los hospitales del Sistema Nacional de Salud español a quienes se realizó un procedimiento RQVA o TAVI en los años 2014 y 2015. La fuente de los datos fue el Conjunto Mínimo Básico de Datos. Las variables de resultados analizadas fueron la mortalidad intrahospitalaria, la duración de la estancia (ambas ajustadas por el riesgo) y la presencia de complicaciones. La disponibilidad de cirugía cardiaca y la disponibilidad de UCIC se utilizaron como variables estructurales de los centros.

Resultados: Se analizaron 2.055 TAVI y 15.146 RQVA. Los modelos de ajuste para la mortalidad intrahospitalaria mostraron una buena discriminación (área bajo la curva

ROC para el modelo conjunto de TAVI y RQVA:0,84; IC95%, 0,82-0,85) y calibración (p < 0,001). La odds ratio mediana del modelo fue de 1,73, lo que señala una elevada variabilidad interhospitalaria. Los hospitales con mayor volumen de actividad, con servicio de cirugía cardiaca y dotados de UCIC muestran menor mortalidad ajustada al riesgo en ambos procedimientos.

Conclusiones: Se observa una asociación consistente entre las características estructurales de los centros tratantes y los resultados del reemplazo valvular aórtico, tanto quirúrgico como transcatéter. Además, la disponibilidad de UCIC podría ser un factor relevante en los resultados de dichos procedimientos.

Palabras clave: TAVI. Volumen. Resultados. Estenosis aórtica. Cirugía.

ABSTRACT

Introduction and objectives: To analyze if there is an association between certain structural variables of the treating centres (availability of cardiac surgery and an intensive care unit [CICU] led by cardiologists) and the volume of procedures performed that may be impacting the results of surgical (SAVR) or transcatheter (TAVI) aortic valve treatment.

Methods: Retrospective and observational study of all patients discharged from hospitals from the Spanish National Health System who underwent a SAVR or a TAVI procedure. The source of the data was the administrative minimum basic data set. The outcome variables analyzed were in-hospital mortality, length of stay (both of them risk-adjusted), and presence of complications. As structural variables for the centers studied we used the availability of cardiac surgeries and CICU.

Results: A total of 2055 TAVI and 15 146 SAVR episodes were identified. The adjustment models for in-hospital mortality showed good discrimination (

AUC for the SAVR and TAVI model:0.84; 95%CI, 0.82-0.85) and calibration (P < .001). The model median odds ratio was 1.73, indicative of a high inter-hospital variability. High-volume hospitals, with cardiac surgery services, and CICU-capable centers had the lowest risk-adjusted mortality rate in both procedures.

Conclusions: A consistent association is observed between the structural characteristics of the treating centers and the results of aortic valve management both surgical and transcatheter. Also, the availability of a CICU could be a relevant factor in the outcomes of these procedures.

Keywords: TAVI. Volume. Results. Aortic stenosis. Surgery.

Abreviaturas CMBD: conjunto mínimo básico de datos. RAMER: razón de mortalidad hospitalaria estandarizada por riesgo. REAR: razón de estancia ajustada por riesgo. RQVA: reemplazo quirúrgico de válvula aórtica. TAVI: implantación de válvula aórtica transcatéter.

INTRODUCCIÓN

La estenosis aórtica grave es una enfermedad frecuente en nuestro medio, con una alta morbimortalidad, cuyo tratamiento básico es el reemplazo valvular1. Al clásico reemplazo quirúrgico de válvula aórtica (RQVA) se ha sumado en las últimas dos décadas el implante percutáneo de válvula aórtica (TAVI)2.

Existen datos claros de la asociación entre los resultados y determinadas características de los centros. El hecho más descrito en la literatura es que se obtienen mejores resultados, en cuanto a mortalidad y complicaciones, en los centros que alcanzan un umbral de actividad (por centro y por operador) para determinados procesos y procedimientos3-7, incluyendo la cirugía de revascularización aortocoronaria (CABG)5,8 y la angioplastia primaria9-11. La asociación entre el volumen y los resultados para el TAVI se ha descrito en hospitales de los Estados Unidos12-14. En Alemania, esta asociación es menos evidente15. En España, la asociación entre volumen y resultados también se ha descrito para la CABG16.

Menos frecuentes son los estudios que analizan las características estructurales de los centros, relacionadas a su vez con las características propias de los sistemas sanitarios de cada país, y los resultados. En España, Bertomeu et al.17 hallaron una menor mortalidad en los pacientes con infarto agudo de miocardio (IAM) en los centros de mayor volumen y complejidad. Worner et al.18 describieron una menor mortalidad en el IAM en hospitales con unidad de cuidados intensivos cardiológicos (UCIC), y Rodríguez-Padial et al.19 hallaron mejores resultados en el IAM en hospitales con mayor volumen asistencial. La asociación entre disponibilidad de UCIC y mejores resultados también se ha descrito, en nuestro medio, para el manejo del shock cardiogénico asociado a IAM con elevación del segmento ST20.

Nuestro objetivo fue analizar variables estructurales de los centros tratantes (disponibilidad de cirugía cardiaca y de UCIC), así como el volumen de procedimientos, en relación con los resultados del reemplazo valvular aórtico de cualquier tipo (TAVI o RQVA).

MÉTODOS

Población y fuentes de datos

Estudio observacional retrospectivo de todos los pacientes dados de alta en los hospitales del Sistema Nacional de Salud español a quienes se realizó un procedimiento RQVA o TAVI. La fuente de los datos fue el Conjunto Mínimo Básico de Datos (CMBD) del Sistema Nacional de Salud correspondiente a los años 2014 y 2015 (únicos años disponibles con código específico para TAVI en el CMBD). Los resultados clínicos en pacientes transferidos se asignaron a los centros desde los cuales los pacientes fueron finalmente dados de alta. Cuando en un mismo episodio coincidía un procedimiento de TAVI con otro de RQVA, se consideró como TAVI y el RQVA como complicación del anterior. Las variables principales de resultados fueron la mortalidad intrahospitalaria, la duración de la estancia y las complicaciones intrahospitalarias. Los códigos utilizados para las complicaciones se muestran en la tabla 1 del material adicional.

Tabla 1. Diferencias en el perfil de pacientes y en los resultados del implante percutáneo de válvula aórtica según las características estructurales de los centros (2014-2015)

Hospitales tipo 3 Hospitales tipo 4
No UCIC UCIC No UCIC UCIC p
N.º episodios 85 25 865 1.064
Edad 81,3 ± 5,9 82,4 ± 2,5 80,6 ± 6,9 80,8 ± 6,8 0,408
Sexo 54,1 44 52,1 50,4 0,705
Índice de Charlson 7,6 ± 1,5 7,2 ± 1,8 7,1 ± 1,6 7,3 ± 1,7 0,022
Shock cardiogénico 1,2 0,0 0,8 1,1 0,854
Antecedentes de angioplastia coronaria transluminal percutánea 12,9 24,0 20,6 15,7 0,02
Endocarditis infecciosa 0,0 0,0 0,1 0,2 0,952
CABG en el episodio 0,0 0,0 0,5 0,3 0,836
Angioplastia coronaria transluminal percutánea en el episodio 2,4 0,0 3,7 5,4 0,155
Antecedentes de CABG en el episodio 3,5 8,0 9,1 7,9 0,311
Cáncer; cáncer metastásico y leucemia aguda (CC8_14) 3,5 4,0 3,2 5,0 0,293
Desnutrición proteico-calórica (CC21) 0,0 0,0 0,5 0,3 0,836
Obesidad mórbida; otros trastornos endocrinos/metabólicos/ nutricionales (CC22_25_26) 50,6 64,0 55,1 48,1 0,011
Enfermedad vascular o circulatoria (CC27_32) 5,9 0,0 3,1 5,1 0,103
Otros trastornos gastrointestinales (CC38) 16,5 8,0 10,6 11,3 0,404
Demencia u otros trastornos cerebrales específicos (CC51_53) 1,2 0,0 1,4 2,4 0,307
Hemiplejia, paraplejia, parálisis, discapacidad funcional (CC70_74_103_104_189_190) 0,0 0,0 1,2 2,0 0,27
Insuficiencia cardiaca congestiva (CC85) 43,5 44,0 28,8 32,0 0,014
Infarto agudo de miocardio (CC86) 1,2 0,0 0,7 0,9 0,878
Angina inestable y otras cardiopatías isquémicas agudas (CC87) 0,0 0,0 0,9 0,6 0,634
Angina; infarto de miocardio antiguo (CC88) 3,5 12,0 2,4 2,7 0,036
Hipertensión (CC95) 43,5 56,0 58,6 51,9 0,005
Ictus (CC99_100) 2,4 0,0 1,3 0,8 0,492
Enfermedad vascular o circulatoria (CC106_109) 17,6 28,0 18,6 21,6 0,267
Enfermedad pulmonar obstructiva crónica (CC111) 9,4 24,0 13,4 12,7 0,277
Neumonía (CC114_116) 1,2 0,0 1,2 2,3 0,259
Diálisis renal (CC134) 2,4 0,0 0,3 0,8 0,139
Insuficiencia renal (CC135_140) 36,5 24,0 23,9 27,8 0,04
Úlcera de decúbito o úlcera cutánea crónica (CC157_160) 1,2 4,0 0,5 0,3 0,031
Úlcera crónica de la piel, excepto presión (CC161) 0,0 0,0 0,6 0,0 0,078
Diabetes mellitus o complicaciones de la diabetes, excepto retinopatía proliferativa (CC17_19_123) 34,1 32,0 34,7 32,9 0,868

CABG: cirugía de revascularización aortocoronaria; CC: Condition Categories25; UCIC: unidad de cuidados intensivos cardiológicos.

Nota: 16 episodios no pudieron clasificarse en los 4 grupos de hospitales.

Los datos expresan n (%) o media ± desviación estándar.

Variables estructurales de los hospitales

Para analizar la posible asociación de las variables estructurales de los centros con los resultados en el implante valvular aórtico se tuvieron en cuenta tanto el volumen de intervenciones como los recursos cardiológicos. Los hospitales se clasificaron según la disponibilidad de recursos relacionados con cardiología utilizando criterios RECALCAR21 (tabla 2 del material adicional). A efectos de este estudio, para los contrastes entre centros solo se incluyeron centros con hemodinámica sin (tipo 3) y con cirugía cardiaca (tipo 4). Además, se averiguó la disponibilidad de UCIC a partir de la encuesta previamente realizada por la Sociedad Española de Cardiología22. Las características para considerar la presencia de UCIC fueron: a) una capacidad integral de gestión de los pacientes en estado crítico, incluida ventilación mecánica invasiva, y b) la adscripción administrativa de la UCIC al propio servicio de cardiología.

Tabla 2. Diferencias en el perfil de pacientes y en los resultados del reemplazo quirúrgico de válvula aórtica según las características estructurales de los centros (2014-2015)

Hospitales tipo 4
No UCIC UCIC p
N.º episodios 6.456 7.523
Edad 69,3 ± 11,2 69,6 ± 11,3 0,053
Sexo 41,7 41,8 0,823
Índice de Charlson 6,5 ± 1,8 6,5 ± 1,9 0,885
Shock cardiogénico 2,0 1,3 0,001
Antecedentes de angioplastia coronaria transluminal percutánea 4,9 3,9 0,004
Endocarditis infecciosa 1,5 1,4 0,507
CABG en el episodio 18,9 18,9 0,894
Angioplastia coronaria transluminal percutánea en el episodio 0,5 0,8 0,116
Antecedentes de CABG en el episodio 2,4 3,5 < 0,001
Cáncer; cáncer metastásico y leucemia aguda (CC8_14) 2,0 2,6 0,023
Desnutrición proteico-calórica (CC21) 0,6 0,2 < 0,001
Obesidad mórbida; otros trastornos endocrinos/metabólicos/nutricionales (CC22_25_26) 49,7 49,5 0,789
Enfermedad vascular o circulatoria (CC27_32) 4,1 3,7 0,209
Otros trastornos gastrointestinales (CC38) 7,0 8,2 0,006
Demencia u otros trastornos cerebrales específicos (CC51_53) 0,8 0,8 0,666
Hemiplejia, paraplejia, parálisis, discapacidad funcional (CC70_74_103_104_189_190) 1,7 1,7 0,737
Insuficiencia cardiaca congestiva (CC85) 19,2 24,1 < 0,001
Infarto agudo de miocardio (CC86) 1,4 1,4 0,670
Angina inestable y otras cardiopatías isquémicas agudas (CC87) 1,7 1,6 0,528
Angina; infarto de miocardio antiguo (CC88) 1,2 1,4 0,242
Hipertensión (CC95) 55,6 53,5 0,015
Ictus (CC99_100) 1,7 2,0 0,140
Enfermedad vascular o circulatoria (CC106_109) 19,7 21,1 0,034
Enfermedad pulmonar obstructiva crónica (CC111) 7,7 7,7 0,893
Neumonía (CC114_116) 1,9 2,1 0,309
Diálisis renal (CC134) 0,3 0,4 0,857
Insuficiencia renal (CC135_140) 18,9 18,5 0,576
Úlcera de decúbito o úlcera cutánea crónica (CC157_160) 0,8 0,5 0,058
Úlcera crónica de la piel, excepto presión (CC161) 0,2 0,2 0,707
Diabetes mellitus o complicaciones de diabetes, excepto retinopatía proliferativa (CC17_19_123) 25,3 23,3 0,007

CABG: cirugía de revascularización aortocoronaria; CC: Condition Categories25;UCIC: unidad de cuidados intensivos cardiológicos.

Nota: 1.167 episodios no pudieron clasificarse en los dos grupos de hospitales.

Los datos expresan n (%) o media ± desviación estándar. Se muestran únicamente los factores con significación estadística y OR > 1.

Análisis estadístico

Se especificaron modelos de ajuste de riesgo basados en la metodología de los Centres for Medicare and Medicaid Services (CMS), considerando como variables independientes las incluidas en el modelo de mortalidad a 30 días en la CABG23, e incorporando algunas variables que, contempladas en la escala de la Society of Thoracic Surgeons24 para el reemplazo valvular aórtico, pueden identificarse en el CMBD, adaptando el modelo de los CMS a la estructura de datos del CMBD, previa agrupación de los diagnósticos secundarios según categorías clínicas25. Se ajustaron modelos de regresión logística multinivel26,27. Para el modelo de ajuste solo se consideró la comorbilidad con significación estadística y odds ratio (OR) > 1,0.

A partir de los modelos especificados se calcularon las razones de mortalidad intrahospitalaria estandarizadas por riesgo (RAMER)28. Para el ajuste de la duración de la estancia se utilizó un modelo de regresión de Poisson y se consideraron como factores de riesgo, además del año del alta, la edad y el sexo del paciente, así como los niveles de gravedad de los grupos relacionados por el diagnóstico refinados. La duración esperada de la estancia se obtuvo a partir de las predicciones individuales del modelo ajustado, y se calculó la razón de la duración de la estancia ajustada por riesgo (REAR) como el cociente entre la estancia observada y la estancia esperada.

Para discriminar entre hospitales de alto y bajo volumen (según el número de episodios atendidos) se utilizó un algoritmo de agrupación por conglomerados. Para ello, el modelo matemático usado se desarrolló con dos tercios del conjunto de datos y se validó con el tercio restante. Dicho algoritmo discriminó como centros de alto volumen para TAVI aquellos que realizaron 46 o más procedimientos, y para RQVA aquellos que realizaron 240 o más procedimientos en los 2 años de estudio (2014-2015).

Las variables cuantitativas se expresaron como medias ± desviación estándar, y las cualitativas, como frecuencias y porcentajes. La correlación entre variables cuantitativas se analizó con el coeficiente r de Pearson y para su comparación se utilizó el test t de Student para 2 categorías y análisis de la varianza (ANOVA), con corrección del nivel de significación con el método de Bonferroni, para 3 o más. Las comparaciones entre variables categóricas se realizaron mediante la prueba de ji al cuadrado o el estadístico exacto de Fisher.

Todos los contrastes realizados fueron bilaterales y las diferencias se consideraron significativas cuando p < 0,05. Los análisis estadísticos se realizaron con STATA 13 y SPSS v21.0.

RESULTADOS

Se analizaron 2.055 TAVI y 15.146 RQVA. En 2014 se realizaron 812 TAVI en 47 centros, y en 2015 fueron 1.243 en 53 centros.

Las diferencias en el perfil de los pacientes intervenidos mediante TAVI y RQVA se muestran en la tabla 1 y la tabla 2, respectivamente, en función del tipo de hospital donde se llevaron a cabo las intervenciones. Para los pacientes sometidos a TAVI no se hallaron diferencias estadísticamente significativas en la edad y el sexo entre los 4 grupos de centros, pero la comorbilidad fue significativamente mayor (índice de Charlson más alto, mayor porcentaje de insuficiencia cardiaca) en los atendidos en hospitales de tipo 3 sin UCIC.

Para los pacientes sometidos a RQVA, por definición en hospitales de tipo 4, no se hallaron diferencias estadísticamente significativas en la edad, el sexo ni la presencia de comorbilidad entre los pacientes tratados con y sin UCIC, excepto una mayor presencia de shock cardiogénico y de antecedentes de intervencionismo percutáneo en los hospitales sin UCIC (2,0 frente a 1,3%, p < 0,001; y 4,9 frente a 3,9%, p = 0,004, respectivamente) (tabla 2).

El modelo de ajuste para la mortalidad intrahospitalaria del reemplazo de válvula aórtica mostró unas buenas discriminación (área bajo la curva ROC: 0,84; intervalo de confianza del 95% [IC95%], 0,82-0,85) y calibración (p < 0,001). La odds ratio mediana del modelo fue de 1,73, lo que indica una elevada variabilidad interhospitalaria.

El modelo de ajuste de riesgo para la mortalidad intrahospitalaria específico para RQVA también mostró una discriminación y una calibración excelentes (área bajo la curva ROC, 0,84; IC95%, 0,83-0,84; calibración, p < 0,001), que fueron ligeramente menores para el modelo de ajuste específico para TAVI (área bajo la curva ROC, 0,79; IC95%, 0,74-0,84; calibración, p < 0,001).

Características del centro tratante en los resultados del TAVI

Los hospitales de tipo 4 tenían una RAMER significativamente menor que los de tipo 3 (4,04 ± 0,98 frente a 4,47 ± 0,79). No se observaron diferencias estadísticamente significativas en relación con la REAR (0,99 ± 0,81 frents a 1,07 ± 0,81; p = 0,278). La presencia de UCIC se asoció con una ligera, pero estadísticamente significativa, menor RAMER (4,03 ± 0,87 frente a 4,1 ± 1,07; p < 0,001). La asociación entre UCIC y menor RAMER se halló asimismo en los hospitales de tipo 4 (4,03 ± 0,88 frente a 4,05 ± 1,08; p < 0,001) y de tipo 3 (4,09 ± 0,06 frente a 4,59 ± 0,87; p < 0,001) (tabla 3).

Tabla 3. Diferencias en los resultados del implante percutáneo de válvula aórtica según las características de los centros (2014-2015)

Hospitales tipo 3 Hospitales tipo 4
No UCIC UCIC No UCIC UCIC p
Infarto agudo de miocardio 1,2 0,0 0,7 0,9 0,878
Inserción de marcapasos permanente 17,6 16,0 13,2 15,0 0,536
Ictus posintervención 1,2 0,0 1,0 0,6 0,624
Complicaciones por prótesis de válvula cardiaca 3,53 0,00 1,85 4,32 0,002
Shock posintervención 0,00 0,00 0,58 1,79 0,017
Insuficiencia renal posintervención 1,2 0,0 2,5 2,4 0,743
Hemorragia o hematoma que complica un procedimiento 16,5 32,0 10,5 13,7 0,003
Punción o laceración accidental durante un procedimiento 3,5 0,0 3,2 4,0 0,600
Infección posoperatoria 1,2 0,0 0,6 1,7 0,145
Sepsis 0,0 0,0 0,8 0,8 0,819
Cirugía vascular durante el ingreso 2,4 4,0 5,0 5,7 0,542
REAR 1,10 ± 0,87 0,97 ± 0,47 0,98± 0,77 1,00 ± 0,85 0,581
RAMER 4,59 ± 0,87 4,09 ± 0,06 4,05 ± 1,08 4,03 ± 0,88 < 0,001

RAMER: razón ajustada de mortalidad estandarizada por riesgo; REAR: razón estandarizada de estancia ajustada por riesgo; UCIC: unidad de cuidados intensivos cardiológicos.

Los datos expresan n (%) o media ± desviación estándar.

Los hospitales de tipo 4 con UCIC tuvieron un mayor porcentaje de shock posoperatorio (1,8 frente a 0,6%; p = 0,017), igual incidencia de sepsis (0,8 frente a 0,8%; p < 0,819) y menor RAMER (4,03 ± 0,88 frente a 4,05 ± 1,08; p < 0,001) que los que carecían de este recurso.

En cuanto al volumen de intervenciones de los hospitales, la mediana de TAVI por año era de 11 [2-36] para los centros de bajo volumen y de 33 [9-67] para los de alto volumen. La RAMER era menor en los hospitales de alto volumen (3,95 ± 1,08 frente a 4,26 ± 0,72; p < 0,001) (tabla 4 y figura 1). La estancia media ajustada no mostró diferencias entre los hospitales con y sin UCIC (1,00 ± 0,85 frente a 0,98 ± 0,77; p = 0,581). En relación con las complicaciones crudas, en general, el procedimiento TAVI no mostró diferencias estadísticamente significativas entre hospitales de alto y bajo volumen (tabla 4).

Tabla 4. Diferencias en los resultados del implante percutáneo de válvula aórtica según el volumen de actividad de los centros (2014-2015)

Bajo volumen Alto volumen p
Infarto agudo de miocardio 0,63 0,95 0,311
Inserción de marcapasos permanente 14,21 14,36 0,489
Ictus posintervención 0,91 0,71 0,402
Complicaciones por prótesis de válvula cardiaca 2,92 4,86 0,366
Shock posintervención 1,46 1,33 0,172
Insuficiencia renal posintervención 2,54 2,29 0,412
Hemorragia o hematoma que complica un procedimiento 13,60 12,15 0,188
Punción o laceración accidental durante un procedimiento 2,72 4,18 0,054
Infección posoperatoria 1,30 1,10 0,424
Sepsis 1,17 0,55 0,105
Cirugía vascular durante el ingreso 4,15 5,92 0,049
REAR 0,992 ± 0,655 1,008 ± 0,787 0,237
RAMER 4,26 ± 0,72 3,95 ± 1,08 < 0,001

RAMER: razón ajustada de mortalidad estandarizada por riesgo; REAR: razón estandarizada de estancia ajustada por riesgo.

Los datos expresan n (%) o media ± desviación estándar.

Figura 1. Comparación de la mortalidad intrahospitalaria ajustada en porcentaje para el implante percutáneo de válvula aórtica (TAVI) y el reemplazo quirúrgico de válvula aórtica (RQVA). Considérese que, en cuanto a RQVA, en hospitales de bajo volumen con UCIC solo se incluye un centro. RAMER: razón ajustada de mortalidad estandarizada por riesgo; REAR: razón estandarizada de estancia ajustada por riesgo; UCIC: unidad de cuidados intensivos cardiológicos.

Características del centro tratante y resultados del RQVA

La presencia de UCIC se mostró como un factor protector para la mortalidad intrahospitalaria en estos pacientes (OR = 0,79; IC95%, 0,67-0,93; p = 0,005). Sin embargo, el contraste de la RAMER entre centros con y sin UCIC no mostró diferencias estadísticamente significativas (5,91 ± 1,49 con UCIC frente a 5,94 ± 1,72 sin UCIC; p = 0,335) (figura 1), y tampoco para la REAR. Los hospitales de tipo 4 con UCIC tuvieron un mayor porcentaje de shock posoperatorio (2,2 frente a 1,3%; p = 0,024) y una menor incidencia de sepsis (1,1 frente a 2,3%; p < 0,001) (tabla 5).

Tabla 5. Diferencias en los resultados del reemplazo quirúrgico de válvula aórtica según las características de los centros (2014-2015)

Hospitales tipo 4
No UCIC UCIC p
Infarto agudo de miocardio 1,4 1,4 0,67
Inserción de marcapasos permanente 4,0 4,5 0,138
Ictus posintervención 1,1 1,3 0,305
Complicaciones por prótesis de válvula cardiaca 2,5 1,1 0,729
Shock posintervención 1,3 2,2 0,024
Insuficiencia renal posintervención 6,9 6,1 0,038
Hemorragia o hematoma que complica un procedimiento 6,2 6,3 0,767
Punción o laceración accidental durante un procedimiento 1,0 0,8 0,095
Infección posoperatoria 1,8 2,2 0,132
Sepsis 2,3 1,1 < 0,001
Cirugía vascular durante el ingreso 2,7 3,1 0,166
REAR 1,00 ± 0,68 0,99 ± 0,67 0,770
RAMER 5,91 ± 1,49 5,94 ± 1,72 0,335

RAMER: razón ajustada de mortalidad estandarizada por riesgo; REAR: razón estandarizada de estancia ajustada por riesgo; UCIC: unidad de cuidados intensivos cardiológicos.

Los datos expresan n (%) o media ± desviación estándar.

La RAMER en relación con el volumen de procedimientos fue menor en los hospitales de alto volumen (5,89 ± 1,54 frente a 6,27 ± 2,02; p < 0,001) (tabla 6), sin diferencias estadísticamente significativas respecto a la REAR (0,99 ± 0,73 frente a 1,06 ± 0,75; p = 0,463). No se encontraron diferencias estadísticamente significativas entre hospitales de alto y bajo volumen en cuanto al porcentaje de complicaciones crudas (tabla 6).

Tabla 6. Diferencias en los resultados del reemplazo quirúrgico de válvula aórtica según el volumen de actividad de los centros (2014-2015)

Bajo volumen Alto volumen p
Infarto agudo de miocardio 1,81 1,37 0,066
Inserción de marcapasos permanente 3,75 4,32 0,117
Ictus posintervención 0,93 1,22 0,177
Complicaciones por prótesis de válvula cardiaca 1,54 1,14 0,072
Shock posintervención 2,26 2,44 0,320
Insuficiencia renal posintervención 6,63 6,67 0,462
Hemorragia o hematoma que complica un procedimiento 5,95 6,35 0,279
Punción o laceración accidental durante un procedimiento 0,82 0,88 0,445
Infección posoperatoria 1,57 2,04 0,112
Sepsis 1,46 1,69 0,269
Cirugía vascular durante el ingreso 2,22 2,93 0,055
REAR 1,06 ± 0,75 0,99 ± 0,73 0,463
RAMER 6,27 ± 2,02 5,89 ± 1,54 < 0,001

RAMER: razón ajustada de mortalidad estandarizada por riesgo; REAR: razón estandarizada de estancia ajustada por riesgo.

Los datos expresan n (%) o media ± desviación estándar.

Asociación entre los resultados de TAVI y RQVA

En los hospitales de tipo 4 no se halló correlación lineal estadísticamente significativa entre las RAMER de la TAVI y de la RQVA (r = 0,21; p = 0,14). Asimismo, la variable alto volumen en RQVA tenía un efecto protector, pero no estadísticamente significativo, cuando era introducida en el modelo de ajuste de riesgo de la mortalidad intrahospitalaria de TAVI (OR = 0,73; IC95%, 0,33-1,62). Los 17 centros (1.134 episodios identificados) que compartían la característica de alto volumen de TAVI y de RQVA tenían una RAMER para TAVI significativamente menor que los centros que compartían la característica de bajo volumen para TAVI y RQVA (4 ± 1,1 frente a 4,5 ± 0,7; p < 0,001). Un solo centro (80 episodios) con alto volumen de TAVI y bajo de RQVA era el que menor RAMER para TAVI mostraba (2,8 ± 0,3; p < 0,001 respecto a alto volumen para TAVI y RQVA).

DISCUSIÓN

Los hallazgos de este estudio, con datos de la vida real en nuestro país, muestran una asociación consistente entre las características estructurales de los centros tratantes y los resultados en el reemplazamiento valvular aórtico, tanto quirúrgico como transcatéter (figura 1). Los hospitales con mayor volumen, con servicio de cirugía cardiaca y dotados de UCIC muestran una menor mortalidad ajustada a riesgo en ambos procedimientos.

En relación con la asociación entre el volumen y los resultados, nuestro estudio muestra, para TAVI, resultados concordantes con los descritos en la literatura10-14, con tasas de mortalidad similares a las observadas en otros países en el periodo analizado (2014-2015) y superiores a las publicadas para 2015-201714. Las diferencias en mortalidad ajustada entre centros de alto y bajo volumen en España son inferiores a las descritas, lo que puede explicarse porque, en realidad, en esos años en España se están comparando centros con bajo volumen frente a los de muy bajo volumen. Así, 52 de los 53 centros que realizaron TAVI en los años 2014 y 2015 en España se situaban en el rango de los dos cuartiles inferiores (5-54 procedimientos al año), por volumen de procedimientos, del trabajo de Vemulapalli et al.14, y solo 7 de esos centros se situaban por encima del rango del tercil inferior del trabajo de Kaier et al.15. Estos datos deben ponerse en el contexto de la curva de aprendizaje de esta técnica en nuestro país29.

La asociación entre mayor volumen y menor RAMER también se encontró para el RQVA. En este caso también se están comparando centros de bajo volumen, pues únicamente 12 y 10 de los 42 centros, en 2014 y 2015 respectivamente, superaban las 200 intervenciones de RQVA, y más del 70% de los centros se encontraban en los dos cuartiles inferiores de volumen de RQVA del trabajo de Hirji et al.30.

En este estudio, los centros de alto volumen de ambos procedimientos mostraban una menor mortalidad ajustada para TAVI que los centros de bajo volumen para ambos procedimientos, lo que coincide con los hallazgos de Mao et al.31. No obstante, el único centro identificado como de alto volumen para TAVI y bajo para RQVA mostraba excelentes resultados en TAVI; al tratarse de un solo centro con un número de casos limitado (un 4% del total de TAVI), este hallazgo, que sugiere una mayor relevancia de la experiencia específica que de la global en el reemplazo valvular aórtico, deberá ser analizado en el futuro. Sin embargo, esto es razonable, pues apunta a que la experiencia se acumula por procesos o equipos dedicados concretos, más que por los centros en su globalidad.

El hallazgo más novedoso de este estudio, al no haber encontrado referencias en la literatura, es la asociación entre la presencia de UCIC y la menor mortalidad para ambas técnicas. Esta asociación es más robusta y de mayor significado clínico en el TAVI que en el RQVA, lo que parece lógico, puesto que los pacientes sometidos a RQVA generalmente son remitidos a unidades de cuidados intensivos generales.

En el Sistema Nacional de Salud se ha descrito la asociación entre la disponibilidad de UCIC y los mejores resultados para el shock cardiogénico en el IAM20, pero hasta ahora no se ha referido esta asociación para procedimientos quirúrgicos. En la literatura se ha señalado una relación virtuosa entre el volumen de RQVA y los resultados en el TAVI, lo que probablemente esté relacionado con una mayor experiencia del equipo29,31. La presencia de UCIC puede ser una variable que recoja tanto una mayor experiencia y más participación de los cardiólogos en el manejo de pacientes con condiciones cardiacas críticas, como la global del centro y de las unidades de cardiología y cirugía cardiaca, contribuyendo en ambos casos a un mejor manejo del paciente sometido a procedimientos intervencionistas (TAVI y RQVA) a lo largo de su proceso asistencial.

Por tanto, los resultados descritos podrían tener importancia para planificar tanto la asistencia y el reparto de recursos como la docencia y la formación en los procedimientos mencionados.

Limitaciones

El presente trabajo es un análisis retrospectivo de datos administrativos. No obstante, la validez del diseño, aun con sus inherentes limitaciones, se ha contrastado con registros clínicos26,32. Dicha fiabilidad permite la comparación de los resultados de múltiples hospitales33 y se ha utilizado específicamente en el análisis de resultados en el TAVI11-13,29,30. Sin embargo, es necesario mencionar que los datos del CMBD deben considerarse con precaución porque no están auditados. Por último, se trata de un estudio que recoge la experiencia inicial del procedimiento TAVI, probablemente todavía dentro de la curva de aprendizaje de esta técnica en los centros analizados, por lo que los hallazgos deberán ser contrastados con series más recientes y amplias.

CONCLUSIONES

Se observa una asociación entre las características estructurales de los centros tratantes y los resultados en el reemplazo valvular aórtico, tanto quirúrgico como endovascular, con una gran heterogeneidad entre centros. Los hospitales con mayor volumen, con servicio de cirugía cardiaca y dotados de UCIC presentan una menor mortalidad ajustada a riesgo en ambos procedimientos.

FINANCIACIÓN

Este estudio se ha financiado mediante una subvención no condicionada de la Fundación Interhospitalaria de Investigación Cardiovascular.

CONFLICTO DE INTERESES

Ninguno en relación con el presente manuscrito.

AGRADECIMIENTOS

Al Instituto de Información Sanitaria del Sistema Nacional de Salud del Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social, por la cesión parcial de la base de datos del CMBD.

¿QUÉ SE SABE DEL TEMA?

  • La estenosis aórtica grave sintomática es una frecuente causa de morbilidad y mortalidad en nuestro país, y su tratamiento recomendado es el reemplazo valvular.
  • En numerosos procedimientos médicos y quirúrgicos, el volumen de intervenciones del centro ha demostrado tener una influencia importante en los resultados.

MATERIAL ADICIONAL

BIBLIOGRAFÍA

1. Alkhouli M, Alqahtani F, Ziada KM, Aljohani S, Holmes DR, Mathew V. Contemporary trends in the management of aortic stenosis in the USA. Eur Heart J. 2020;41:921-928.

2. Baumgartner H, Falk V, Bax JJ, et al. 2017 ESC/EACTS Guidelines for the management of valvular heart disease. Eur Heart J. 2017;38:2739-2791.

3. Luft HS, Hunt SS. Evaluating individual hospital quality through outcome statistics. JAMA. 1986;255:2780-2784.

4. Thiemann DR, Coresh J, Oetgen WJ, Powe NR. The association between hospital volume and survival after acute myocardial infarction in elderly patients. N Engl J Med. 1999;340:1640-1648.

5. Birkmeyer JD, Siewers AE, Finlayson EV, et al. Hospital volume and surgical mortality in the United States. N Engl J Med. 2002;346:1128-1137.

6. Gandjour A, Bannenberg A, Lauterbach KW. Threshold volumes associated with higher survival in health care: a systematic review. Med Care. 2003;41:1129-1141.

7. Ross JS, Normand ST, Wang Y, et al. Hospital Volume and 30-Day Mortality for Three Common Medical Conditions. N Engl J Med. 2010;362:1110-1118.

8. Luft HS, Bunker JP, Enthoven AC. Should operations be regionalized? The empirical relation between surgical volume and mortality. N Engl J Med. 1979;301:1364-1369.

9. Canto JG, Every NR, Magid DJ, et al. The volume of primary angioplasty procedures and survival after acute myocardial infarction. N Engl J Med. 2000;342:1573-1580.

10. Vakili BA, Kaplan R, Brown DL. Volume-Outcome Relation for Physicians and Hospitals Performing Angioplasty for Acute Myocardial Infarction in New York State. Circulation. 2001;104:2171-2176.

11. Srinivas VS, Hailpern SM, Koss E, Monrad ES, Alderman MH. Effect of Physician Volume on the Relationship Between Hospital Volume and Mortality During Primary Angioplasty. J Am Coll Cardiol. 2009;53:574-579.

12. Kim LK, Minutello RM, Feldman DN, et al. Association between transcatheter aortic valve implantation volume and outcomes in the United States. Am J Cardiol. 2015;116:1910-1915.

13. Badheka AO, Patel NJ, Panaich SS, et al. Effect of hospital volume on outcomes of transcatheter aortic valve implantation. Am J Cardiol. 2015;116:587-594.

14. Vemulapalli S, Carroll JD, Mack MJ, et al. Procedural Volume and Outcomes for Transcatheter Aortic-Valve Replacement. N Engl J Med. 2019;380:2541-2550.

15. Kaier K, Oettinger V, Reinecke H, et al. Volume–outcome relationship in transcatheter aortic valve implantations in Germany 2008–2014: a secondary data analysis of electronic health records. BMJ Open. 2018;8:e020204.

16. Goicolea Ruigómez FJ, Elola J, Durante-López A, Fernández-Pérez C, Bernal JL, Macaya C. Cirugía de revascularización aortocoronaria en España. Influencia del volumen de procedimientos en los resultados. Rev Esp Cardiol. 2020;73:488-494.

17. Bertomeu V, Cequier A, Bernal JL, et al. Mortalidad intrahospitalaria por infarto agudo de miocardio. Relevancia del tipo de hospital y la atención dispensada. Estudio RECALCAR. Rev Esp Cardiol. 2013;66:935-942.

18. Worner F, San Román A, Sánchez PL, Viana A, González-Juanatey JR. Atención a los pacientes con enfermedades cardiacas agudas y críticas. Posición de la Sociedad Española de Cardiología. Rev Esp Cardiol. 2015;69:239-242.

19. Rodriguez-Padial L, Elola FJ, Fernández-Pérez C, et al. Patterns of inpatient care for acute myocardial infarction and 30-day, 3-month and 1-year cardiac readmission rates in Spain. Int J Cardiol. 2017;230:14-20.

20. Sánchez-Salado JC, Burgos V, Ariza-Solé A, et al. Trends in cardiogenic shock management and prognostic impact of type of treating center. Rev Esp Cardiol. 2019. https://doi.org/10.1016/j.rec.2019.10.004

21. Íñiguez Romo A, Bertomeu Martínez V, Rodríguez Padial L, et al. The RECALCAR project. Healthcare in the cardiology units of the Spanish National Health System, 2011 to 2014. Rev Esp Cardiol. 2017;70:567-575.

22. Worner F, San Román A, Sánchez PL, Viana Tejedor A, González-Juanatey JR. The healthcare of patients with acute and critical heart disease. Position of the Spanish Society of Cardiology. Rev Esp Cardiol. 2016;69:239-242.

23. Procedure-Specific Measure Updates and Specifications Report Hospital-Level 30-Day Risk-Standardized Mortality Measure Isolated Coronary Artery Bypass Graft (CABG) Surgery – Version 4.0. Yale New Haven Health Services Corporation/Center for Outcomes Research & Evaluation (YNHHSC/CORE). Centers for Medicare & Medicaid Services (CMS). 2017.

24. Society of Thoracic Surgeons'. Online STS Adult Cardiac Surgery Risk Calculator. Disponible en: http://riskcalc.sts.org/stswebriskcalc/#/. Consultado 20 Dic 2019.

25. Pope GC, Ellis RP, Ash AS, et al. Principal inpatient diagnostic cost group model for Medicare risk adjustment. Health Care Financ Rev. 2000;21:93-118.

26. Sharon-Lise T, Normand SLT, Glickman ME, Gatsonis CA. Statistical methods for profiling providers of medical care: issues and applications. J Am Stat Assoc. 1997;92:803-814.

27. Goldstein H, Spiegelhalter DJ. League tables and their limitations: statistical aspects of institutional performance. J Royal Stat Soc. 1996;159:385-443.

28. Shahian DM, Normand SL, Torchiana DF, et al. Cardiac surgery report cards: comprehensive review and statistical critique. Ann Thorac Surg. 2001;72:2155-2168.

29. Lunardi M, Pesarini G, Zivelonghi C, et al. Clinical outcomes of transcatheter aortic valve implantation: from learning curve to proficiency. Open Heart. 2016;3:e000420.

30. Hirji SA, McCarthy E, Kim D, et al. Relationship Between Hospital Surgical Aortic Valve Replacement Volume and Transcatheter Aortic Valve Replacement Outcomes. JACC Cardiovasc Interv. 2020;13:335-343.

31. Mao J, Redberg RF, Carroll JD, et al. Association Between Hospital Surgical Aortic Valve Replacement Volume and Transcatheter Aortic Valve Replacement Outcomes. JAMA Cardiol. 2018;3:1070-1078.

32. Bernal JL, Barrabés JA, Íñiguez A, et al. Clinical and administrative data on the research of acute coronary syndrome in Spain: minimum basic data set validity. Rev Esp Cardiol. 2018;72:56-62.

33. Krumholz HM, Wang Y, Mattera JA, et al. An administrative claims model suitable for profiling hospital performance based on 30 day mortality rates among patients with an acute myocardial infarction. Circulation. 2006;113:1683-1692.

RESUMEN

Introducción y objetivos: Entre el 10 y el 25% de los pacientes hospitalizados por síndrome coronario agudo desarrollan insuficiencia renal aguda, lo que aumenta la morbimortalidad. Existen escalas para predecir la aparición de nefropatía inducida por contraste (NIC) tras la realización de una angiografía coronaria en pacientes con síndrome coronario agudo. El objetivo de este estudio fue evaluar la asociación entre el índice albúmina-creatinina (IAC) urinario y el desarrollo de NIC tras una angiografía coronaria en pacientes con síndrome coronario agudo.

Métodos: Se analizaron pacientes internados por síndrome coronario agudo a quienes se realizó angiografía coronaria durante el ingreso, con el cálculo del IAC en las primeras 24 horas. Se determinó el mejor valor de corte por curva ROC (Receiver Operating Characteristic) del IAC asociado a NIC. Se compararon las curvas ROC de la escala de Mehran sola y con el agregado de la variable de IAC.

Resultados: Se analizaron 148 pacientes. La mediana de la edad fue de 64 años (56-73), el 35% eran mujeres, el aclaramiento de creatinina fue de 86 ml/min (66-107) y el IAC de 5 mg/g (0-14). El 9,6% de los pacientes desarrollaron NIC tras la angiografía coronaria cuando su IAC fue ≥ 20 mg/g y el 1,6% cuando fue < 20 mg/g. El área bajo la curva ROC de la escala de Mehran para predecir el desarrollo de NIC tras la angiografía coronaria fue de 0,75 (intervalo de confianza del 95% [IC 95%], 0,68-0,81); cuando se agregó la variable de IAC fue de 0,82 (IC 95%, 0,76-0,87).

Conclusiones: El IAC basal se asoció con el desarrollo de NIC tras la angiografía coronaria. Al añadirlo a la escala de Mehran aumentó la capacidad discriminativa. El IAC podría ser una herramienta de simple uso, bajo costo y amplia disponibilidad para detectar pacientes en riesgo de desarrollar NIC y adoptar medidas preventivas apropiadas.

Palabras clave: Contraste intravenoso. Angiografía coronaria. Microalbuminuria. Nefropatía inducida por contraste. Índice albúmina-creatinina urinario.

ABSTRACT

Introduction and objectives: Between 10% and 25% of patients hospitalized due to an acute coronary syndrome develop acute kidney injury, a condition associated with higher morbidity and mortality rates. Scores have been developed to predict the occurrence of post-coronary angiography contrast-induced nephropathy (CIN) in patients with acute coronary syndrome. The objective of this study was to assess the association between microalbuminuria and post-coronary angiography CIN in patients with acute coronary syndrome.

Methods: Patients admitted with acute coronary syndrome in whom a coronary angiography was performed during their hospitalization and with urinary albumin-to-creatinine ratio (ACR) assessment within the first 24 hours were analyzed. The best ACR cutoff value for coronary angiography-induced CIN was determined using the C-statistic measure. The receiver operating characteristic (ROC) curves were built to compare between the predictive ability of the Mehran score alone and also in combination with the ACR.

Results: A total of 148 patients were analyzed. Median age was 64 years (56-73), 35% were women, mean creatinine clearance rate at admission was 86 mL/min (66-107) and the ACR was 5 mg/g (0-14). The analysis showed that 9.6% of the patients developed post-coronary angiography CIN with ACR levels ≥ 20 mg/g compared to 1.6% when these levels were < 20 mg/g. The area under the ROC curve of the Mehran score to predict the development of post-coronary angiography CIN was 0.75 (95%CI, 0.68-0.81) and when the ACR was added it went up to 0.82 (95%CI, 0.76-0.87).

Conclusions: The ACR levels at admission were associated with the development of post-coronary angiography CIN and bring added value to an already validated predictive score. Therefore, the ACR should be used as a simple and accessible tool to detect and prevent this severe complication in patients with acute coronary syndrome.

Keywords: Contrast media. Coronary angiography. Microalbuminuria. Contrast-induced nephropathy. Urine albumin-to-creatinine ratio.

Abreviaturas RAC: ratio albúmina-creatinina. SCA: síndrome coronario agudo. DRA: daño renal agudo. NIC: nefropatía inducida por contraste.

INTRODUCCIÓN

El deterioro de la función renal tiene asociado un mal pronóstico en pacientes con síndrome coronario agudo (SCA) o estable. Una de las causas más comunes del daño renal agudo (DRA) en pacientes hospitalizados es la nefropatía inducida por la administración intravenosa de agentes de contraste1. Su incidencia está entre el 1% y el 6% y aumenta, considerablemente, en patologías de alto riesgo como en el marco del SCA. La frecuencia descrita de la nefropatía inducida por contraste (NIC) tras una coronariografía está entre el 12% al 46% en pacientes con SCA2,3.

Son muchas las causas que desencadenan una NIC en pacientes sin antecedentes de insuficiencia renal como, por ejemplo, la inestabilidad hemodinámica, la administración IV de agentes de contraste, los eventos tromboembólicos y las reacciones farmacológicas adversas, entre otros. También es importante tener en cuenta el tipo de contraste utilizado, su osmolaridad, el volumen administrado y la falta de medidas preventivas4-6.

Como la NIC tiene asociado un mal pronóstico en pacientes hospitalizados, se han diseñado escalas predictivas para identificar a los pacientes más vulnerables susceptibles de desarrollar esta complicación. La escala de Mehran es uno de los índices de uso más habitual para calcular las posibilidades de desarrollar NIC tras una coronariografía7.

Es bien sabido que la microalbuminuria es un predictor de la disfunción renal, sobre todo, en pacientes diabéticos e hipertensos8-14. También se ha observado que existe una relación entre los niveles altos de microalbuminuria y los malos resultados descritos en pacientes con SCA15-16. En la actualidad, la microalbuminuria se calcula a partir de la dosis de la ratio albúmina-creatinina (RAC) en una muestra de orina17.

El objetivo de este estudio es calcular la microalbuminuria usando la RAC como una variable predictiva de la NIC tras una coronariografía en pacientes con SCA.

MÉTODOS

Población

Se analizó a una serie de pacientes consecutivos con SCA hospitalizados en la unidad coronaria de un hospital comunitario. El estudio incluyó a pacientes a quienes se les realizó una coronariografía hospitalaria con agentes de contraste IV hiperosmolares tales como iopamidol, optiray o xenetix. El volumen de contraste IV para cada estudio angiográfico se calculó retrospectivamente. Se calculó que cada inyección de material de contraste en la coro- naria izquierda requirió una media de 10 a 8 cc para la coronaria derecha.

Se excluyó del estudio a los pacientes con antecedentes de insuficiencia renal, macroalbuminuria, tratamiento con diuréticos y angina secundaria.

La RAC en orina se calculó en todos los pacientes incluidos en el estudio mediante una inmunoturbidimetría a partir de muestras de orina recogidas durante las 24 horas siguientes a la hospitalización.

Definiciones

La nefropatía inducida por contraste (NIC) IV se definió como un aumento de los niveles de creatinina sérica ≥ 25% 48 horas después de la coronariografía o un aumento absoluto de ≥ 0,5 mg/dl comparado con los niveles obtenidos en el momento de la hospitalización.

La microalbuminuria se definió como una tasa anómala de excreción urinaria de albúmina de entre 30 y 200 mg/min o 30 a 229 mg/día.

El protocolo del estudio fue aprobado por la junta de revisión de conformidad del hospital de conformidad con la Declaración de Helsinki, las guías de buena práctica clínica y la normativa reguladora local. Se obtuvieron los consentimientos informados de todos los pacientes.

Consideraciones bioquímicas

Se centrifugó una muestra de orina recogida durante las primeras 24 horas siguientes al ingreso hospitalario (preferiblemente durante la mañana) a 3000 rpm y se conservó a -20º Celsius hasta realizar el análisis bioquímico. El principio de la prueba RAC es la inmunoturbidimetría. Este método se basa en la reacción de los anticuerpos de la albúmina humana al antígeno. Luego se miden los complejos tras la aglutinación. Se empleó el analizador COBAS 6000 (ROCHE, Suiza) para procesar la muestra. Los límites de detección analítica de la prueba fueron 3 y 400 mg/g. El coeficiente de variación de la prueba fue del 3,8%.

Análisis estadístico

Se utilizó la prueba de Kolmogorov-Smirnov para analizar la distribución de las variables continuas y sus medidas de curtosis y asimetría. Los datos se expresaron como media y desviación estándar o como mediana con rango intercuartílico (25-75%) y se compararon utilizando la prueba de la t de Student o la prueba U de Mann-Whitney-Wilcoxon para grupos independientes según su distribución paramétrica o no paramétrica, respectivamente.

Las variables discretas se expresaron como porcentajes y se compararon empleando la prueba de la X2. La razón de productos cruzados se expresó como odds ratio (OR) con su intervalo de confianza del 95% (IC95%). El estadístico C se empleó para detectar el mejor valor de corte de la RAC asociado al objetivo primario y comparar la capacidad discriminatoria de la escala de Mehran por sí sola y acompañada del RAC.

Se realizará un análisis de regresión multivariable para predecir la NIC que incluya la RAC y se ajuste a la escala de Mehran.

Se emplearon los paquetes de software estadístico IBM SPSS Statistics versión 19 y MedCalc versión 11.6.1 (Mariakerke, Bélgica) para realizar el análisis estadístico y calcular y comparar el estadístico C. Para comprobar el valor predictivo adicional de la RAC, se comparó el estadístico C utilizando solo la escala de Mehran y también la información obtenida de la RAC.

RESULTADOS

De un total de 397 pacientes diagnosticados de SCA, 148 (59,4%) recibieron una coronariografía durante su hospitalización y esta fue la población del estudio. La media de edad fue de 64 ± 12 años; el 35% eran mujeres, el 20% tenía diabetes, el 54% dislipemia, el 65% hipertensión y el 42% eran fumadores en la actualidad. Los niveles medios de glucosa en sangre en el momento de la hospitalización eran de 110 mg/dl (98-133 mg/dl), la mediana de aclaramiento de creatinina (calculada empleando la ecuación MDRD) fue de 86 ml/min (66-107) y la RAC, 5 mg/g (0-14) (tabla 1). La comparativa de pacientes entre estos grupos con o sin NIC reveló una incidencia más alta de sobrepeso y obesidad, bloqueo de rama izquierda, fibrilación auricular e IAM clase III-IV en la clasificación de Killip y Kimball (tabla 2).

Tabla 1. Características basales de los pacientes

Número total de pacientes N = 148
Edad (años), mediana [25-75] 64 [56-73]
Mujeres 35
Hipertensión 65
Diabetes mellitus 20
Dislipemia 54
Tabaquismo 42
IAM previo 24,5
IAMCEST 20,9
SCASEST 79,1
Niveles de glucosa en sangre en ayunas, mg/dl 110 [98-133]
Niveles de creatinina sérica, mg/dl 0,9 [0,8-1,0]
Tasa de aclaramiento de creatinina, ml/min 86 [66-107]
Ratio albúmina-creatinina en orina, mg/gr 5 [0-14]
CPK, UI/L 121 [73-264]
CK-MB, UI/L 16 [12-34]
Niveles de troponina T, ng/ml 0,01 [0,01-0,27]
Deterioro de la FAVI de moderado a severo (FE < 40%) 5,79

Salvo que se especifique lo contrario, los datos expresan n (%) o media y desviación estándar.

CK-MB: banda miocárdica de la creatincinasa; CPK: creatinfosfocinasa; FAVI: fracción de acortamiento del ventrículo izquierdo; FE: fracción de eyección; IAM: infarto agudo de miocardio; IAMCEST: infarto agudo de miocardio con elevación del segmento ST; IQR: rango intercuartílico; SCASEST: síndrome coronario agudo sin elevación del segmento ST; UI: unidades internacionales.

Tabla 2. Comparativa de pacientes con y sin nefropatía inducida por contraste

NIC - (136) NIC + (12) p
Edad (años) 63,7 [55-74] 68 [61-76] NS
Mujeres 25,3 16,7 NS
Hipertensión 67,7 58,3 NS
Diabetes 20 33,3 NS
Índice de masa corporal 26 [24-29] 29 [25-31] 0,05
Tasa de aclaramiento de creatinina, mg/dl 85 [65-108] 74 [50-98] NS
Niveles de glucosa en sangre durante la hospitalización, mg/dl 112 [100-142] 143 [108-209] NS
IAM previo 26 16 NS
ICP previa 17 8,3 NS
Accidente cerebrovascular o AIT previo 3,6 8,3 NS
SCASEST 17,7 25 NS
IAMCEST 30,8 33,3 NS
Bloqueo de rama izquierda 3,6 16,7 0,02
Fibrilación auricular 0,9 8,3 0,02
Clase Killip y Kimball III-IV 4,1 22 0,001

Salvo que se especifique lo contrario, los datos expresan n (%) o media y desviación estándar del 25-75%.

AAS: ácido acetilsalicílico; AIT: accidente isquémico transitorio; ARA II: antagonista del receptor de la angiotensina II; CK-MB: banda miocárdica de la creatincinasa; CPK: creatinfosfocinasa; FAVI: fracción de acortamiento del ventrículo izquierdo; FC: frecuencia cardiaca; FE: fracción de eyección; IAM: infarto agudo de miocardio; IAMCEST: infarto agudo de miocardio con elevación del segmento ST; ICP: intervención coronaria percutánea; IECA: inhibidores de la enzima de conversión de la angiotensina; IQR: rango intercuartílico; NS: no significativo; PAS: presión arterial sistólica; SCASEST: síndrome coronario agudo sin elevación del segmento ST; UI: unidades internacionales.

El estadístico C confirmó que el mejor valor de corte de la RAC asociado a la NIC fue de 20 mg/g. Doce pacientes desarrollaron NIC (8,1%) y la RAC del 22% de los pacientes fue > 20 mg/g. La prevalencia de una RAC > 20 mg/g en pacientes sin NIC fue del 2,9% y del 11.3% (p = 0,01) en pacientes con NIC. La nefropatía inducida por contraste fue mucho más alta con RAC ≥ 20 mg/g que con RAC < 20 mg/g (9,6 frente al 1,6%, respectivamente, p < 0,001). Cuando se incorporó la RAC a la escala de Mehran, su potencial predictivo aumentó hasta 0,82 (IC95%, 0,76-0,87) (figura 1).

Figura 1. Efecto de la ratio albúmina-creatinina cuando se incorporó a la escala de Mehran. Cuando se incorporó la ratio albúmina-creatinina ratio a la escala de Mehran, su potencial predictivo aumentó de 0,75 a 0,82 (IC 95%, 0,76-0,87).

Empleando el modelo de análisis de regresión multivariable, una RAC > 20 mg/g resultó un predictor independiente de la NIC: OR = 3,2 (0,7-6,2); p = 0,01, ajustado por las variables de la escala de Mehran (edad, sexo femenino, índice de masa corporal, fibrilación auricular, clase Killip III-IV y tasa de aclaramiento de creatinina)

DISCUSIÓN

Nuestro estudio confirmó la relación que existe entre la RAC y el desarrollo de NIC en pacientes hospitalizados por SCA.

La lesión renal aguda en el marco del SCA predispone a más complicaciones tales como mortalidad hospitalaria y a largo plazo; así pues, predecirla es de una importancia capital. Un reciente estudio ha revelado que la incidencia del DRA está cercano al 17% en el marco del SCA con importantes aumentos de las complicaciones cardiovasculares. En este estudio, la RAC no se utilizó como marcador inicial del DRA. El desarrollo de NIC tampoco se analizó específicamente como una complicación posterior a la coronariografía18-22.

La microalbuminuria calculada a través de la RAC se obtiene de una muestra de orina y es un marcador establecido de la disfunción endotelial validado para predecir la ocurrencia de eventos cardiovasculares y mortalidad en diferentes escenarios clínicos. Un análisis previo de nuestro grupo reveló que unos niveles altos de la RAC se asocian a resultados mucho peores en pacientes con SCA sin elevación del segmento ST y a un índice más alto de resultados clínicos más importantes tales como mortalidad y/o infarto agudo de miocardio agudo no mortal en el seguimiento a largo plazo (del 12 frente al 2,2%, p =/< 0,0001)23. Otros autores han demostrado su utilidad para valorar el riesgo de desarrollar DRA, principalmente, en el marco del SCA o cuando el paciente está siendo intervenido mediante cirugía cardiaca24. Tziakas et al. confirmaron la importante correlación que existe entre unos niveles RAC más altos debidos a un IAM y el desarrollo de posterior a este evento (área bajo la curva ROC, 0,72; IC95%, 0,67-0,77). En cualquier caso, los autores, no hicieron ninguna mención sobre el impacto clínico de esta complicación en el curso clínico del paciente ni sobre su relación con el uso de contraste durante la coronariografía25.

Se debe prestar especial atención a pacientes con DRA tras la coronariografía en el marco del SCA. Diferentes estudios han revelado que la NIC influye negativamente en el pronóstico de pacientes hospitalizados y a largo plazo. En nuestra población, la tasa de mortalidad de pacientes con NIC fue mucho más alta que la de pacientes sin esta patología (del 33 frente al 1,8%).

El uso de la RAC en orina se ha estudiado en este contexto. Meng et al. descubrieron que los niveles altos de microalbuminuria (una RAC entre 30 y 300 mg/g) se asociaban significativamente con el desarrollo de lesión renal aguda tras la administración de contraste en pacientes intervenidos mediante cateterismo cardiaco (12.1 frente al 5.0%; p = 0,005). Aquí un punto clave que distingue este estudio del nuestro es que solo incluyó a pacientes con coronariografías programadas y fuera del marco del SCA26. Otro punto importante es que el valor de corte de la RAC para desarrollar NIC se fijó a partir de un análisis del área bajo la curva ROC y que su valor de 20 mg/g fue incluso menor que el umbral estándar convencional de 30 mg/g, un hallazgo que coincide con lo descrito en otros estudios clínicos27.

La incidencia de la NIC y su impacto en el resultado clínico de pacientes coronarios ha promovido el desarrollo de escalas predictivas de esta enfermedad. Uno de los índices más conocidos es la escala de Mehran que incorpora variables tales como edad > 75, hipertensión, clase funcional III/IV, insuficiencia cardiaca, diabetes mellitus, anemia, uso de balón de contrapulsación intraaórtico, volumen de contraste administrado y antecedentes de disfunción renal. Esta escala es capaz de identificar qué pacientes son más susceptibles de desarrollar NIC tras la coronariografía, (área bajo la curva ROC, 0,75). Cuando la RAC se incorporó a esta escala, se observó un mayor potencial discriminatorio para predecir NIC tras la coronariografía en el marco del SCA. Esto demostraría la utilidad práctica de incorporar este índice como una variable de la escala de Mehran.

La NIC, una de las causas más frecuentes de nefrotoxicidad aguda, es un evento multifactorial. Entre sus causas se debe mencionar el efecto nefrotóxico directo que provocan las sustancias de contraste durante las intervenciones endovasculares sobre el endotelio renal y el desarrollo de necrosis tubular aguda. Se estima que la nefrotoxicidad del contraste hiperosmolar potenciada por las alteraciones hemodinámicas provocadas por el SCA en curso puede llegar a alterar la resistencia vascular con los correspondientes cambios en la regulación de la liberación y equilibrio de sustancias vasoactivas como adenosina, endotelina y óxido nítrico. Este daño perpetúa el enlentecimiento de la perfusión renal, la hipoxemia de la médula espinal, la lesión isquémica y, en última instancia, la muerte celular. Además de reducir el aclaramiento de productos de estrés oxidativo, unos niveles más bajos de la tasa de filtrado glomerular aumentan la concentración de mediadores inflamatorios que desencadenan alteraciones estructurales a nivel del epitelio tubular renal tales como edema, vacuolización y muerte28,29.

Consideramos que estos hallazgos pueden ayudar a identificar a pacientes con alto riesgo de desarrollar NIC tras la coronariografía en el marco del SCA con el fin de promover medidas, conductas y estrategias preventivas que eviten esta complicación.

Limitaciones

En primer lugar, una de las limitaciones más importantes de nuestro estudio fue que se llevó a cabo en un único centro. No obstante, se debe mencionar que la población incluida fue representativa y cubrió todo el espectro de pacientes con SCA hospitalizados en nuestra unidad coronaria, lo que garantiza la validez interna y representatividad de nuestro estudio. En segundo lugar, el hecho de que se tratara de una muestra pequeña pudo haber condicionado la aparición de falsos negativos debido a su error alfa o a su menor potencial estadístico, lo cual pudo haber evitado que se realizara el análisis multivariable correspondiente. Por último, algunos datos como el volumen de contraste utilizado en cada estudio se calcularon retrospectivamente con los sesgos habituales de este tipo de análisis.

CONCLUSIONES

La ratio albúmina-creatinina, un predictor reconocido de la disfunción renal y endotelial, resultó también un marcador de la NIC en pacientes con SCA con un valor añadido cuando se incorporó a una escala clínica validada a nivel general. Estos resultados podrían ser el principio de un estudio generador de hipótesis pendiente de ser confirmado, prospectivamente, a nivel multicéntrico.

CONFLICTO DE INTERESES

Ninguno.

AGRADECIMIENTOS

Queremos agradecerle a toda la plantilla de la Unidad Coronaria del Hospital Alemán, y muy en especial al equipo de enfermería, su colaboración en la trascendental labor de recogida de muestras de orina para la realización de este estudio.

¿QUÉ SE SABE DEL TEMA?

  • La NIC es una de las causas más frecuentes de DRA en pacientes hospitalizados. La microalbuminuria es un marca­dor establecido de la disfunción endotelial validado para predecir la ocurrencia de eventos cardiovasculares y mortalidad en diferentes escenarios clínicos. La RAC es útil para valorar el riesgo de desarrollar NIC, sobre todo, en el marco del SCA o cuando el paciente está siendo intervenido mediante cirugía cardiaca.

¿QUÉ APORTA DE NUEVO?

  • Nuestro estudio demostró la relación que existe entre la RAC y el desarrollo de NIC tras la coronariografía en pacientes hospitalizados con SCA. El estadístico C confirmó que el mejor valor de corte de la RAC asociado a la NIC fue de 20 mg/g. La RAC ofreció un valor añadido cuando se incorporó a la escala de Mehran para valorar el riesgo de desarrollar NIC tras la coronariografía en el marco del SCA.

BIBLIOGRAFÍA

1. Hsiao PG, Hsieh CA, Yeh CF, et al. Early prediction of acute kidney injury in patients with acute myocardial injury. J Crit Care. 2012;27:525.e1-e7.

2. McCullough PA. Contrast-induced acute kidney injury. J Am Coll Cardiol. 2008;51:1419-1428.

3. Mehran R, Nikolski E. Contrast-induced nephropathy:Definition, epidemiology, and patients at risk. Kidney International. 2006;69:S11-S15.

4. Parikh CR, Coca SG, Wang Y et al. Long-term prognosis of acute kidney injury after acute myocardial infarction. Arch Intern Med. 2008;168:987-995.

5. Persson PB, Hansell P, Liss P. Pathophysiology of contrast medium-induced nephropathy, Kidney Int. 2005;68:14-22.

6. Tsai TT, Patel UD, Chag TI, et al. Contemporary incidence, predictors and outcomes of acute kidney injury in patients undergoing percutaneous coronary interventions:insights from the NCDR Cath-PCI Registry. JACC Cardiovasc Interv. 2014;7:1-9.

7. Mehran R, Aymong ED, Nikolsky E, et al. A simple risk score for prediction of contrast-induced nephropathy after percutaneous coronary intervention. J Am Coll Cardiol. 2004;44:1393-1399.

8. Mogensen CE, Christensen CK. Predicting diabetic nephropathy in insulin-dependent patients. N Engl J Med. 1984;31:89-93.

9. Valmadrid CT, Klein R, Moss SE, Klein BE. The risk of cardiovascular disease morbidity associated with microalbuminuria and gross proteinuria in persons with older-onset diabetes mellitus. Arch Intern Med. 2000;160:1093-1100.

10. Dogra G, Rich L, Stanton K, Watts Parving H. Microalbuminuria in essential hypertension and diabetes. J Hypertens. 1996;14:S89-S94.

11. Deckert T, Feldt-Rasmussen B, Borch-Johnsen K, Jensen T, Kofoed-Enevoldsen A. Albuminuria reflects under-spread vascular damage:the steno hypothesis. Diabetologia. 1989;32:219-226.

12. Estacio RO, Dale RA, Schrier R, Krantz MJ. Relation of reduction in urinary albumin excretion to ten-year cardiovascular mortality in patients with type 2 diabetes and systemic hypertension. Am J Cardiol. 2012;109:1743-1748.

13. Stehouwer CD, Smulders YM. Microalbuminuria and risk for cardiovascular disease:Analysis of potential mechanisms. J Am Soc Nephrol. 2006;17:2106-2111.

14. Bennett PH, Haffner S, Kasiske BL, et al. Screening and management of microalbuminuria in patients with diabetes mellitus:recommendations to the Scientific Advisory Board of the National Kidney Foundations from an ad hoc committee of the Council on Diabetes Mellitus of the National Kidney Foundation. Am J Kidney Dis. 1995;25:107-12.

15. Berton G, Cordiano R, Palmieri F, Cucchini R, De Toni R, Palatini P. Microalbuminuria during acute myocardial infarction. A strong predictor for 1-year morbidity. Eur Heart J. 2001;22:1466-1475.

16. Nazer B, Ray KK, Murphy SA, Gibson M, Cannon CP. Urinary albumin concentration and long-term cardiovascular risk in acute coronary syndrome patients:A PROVE IT-TIMI 22 sub-study. J Thromb Thrombolysis. 2013;36:233-239.

17. Jensen JS, Clausen P, Borch-Johnsen K, Jensen G, Feldt-Rasmussen B. Detecting microalbuminuria by urinary albumin/keratinize concentration ratio. Nephrol Dial Transplant. 1997;12S2:6-9.

18. Marenzi G, Assanelli E, Campodonico J, et al. Contrast volume during primary percutaneous coronary intervention and subsequent contrast-induced nephropathy and mortality. Ann Intern Med. 2009;150:170-177.

19. Rihal CS, Textor SC, Grill DE, et al. Incidence and prognostic importance of Acute Renal Failure after percutaneous coronary intervention. Circulation. 2002;105:2259-2264.

20. Garcia S, Ko B, Adabag S. Contrast-induced nephropathy and risk of acute kidney injury and mortality after cardiac operations. Ann Thorac Surg. 2012;94:772-777.

21. Bouzas-Mosquera A, Vázquez-Rodríguez JM, Calviño-Santos R, et al. Contrast-Induced Nephropathy and Acute Renal Failure Following Emergent Cardiac Catheterization:Incidence, Risk Factors and Prognosis. Rev Esp Cardiol. 2007;60:1026-1034.

22. Ueda J, Nygren A, Hansell P, Ulfendahl HR. Effect of intravenous contrast media on proximal and distal tubular hydrostatic pressure in the rat kidney. Acta Radiologica. 1993;34:83-87.

23. Higa CC, Novo FA, Nogues I, Ciambrone MG, Donato MS, Gambarte MJ, Rizzo N, Catalano MP, Korolov E, Comignani PD. Single spot albumin to creatinine ratio:A simple marker of long-term prognosis in non-ST segment elevation acute coronary syndromes. Cardiology J. 2016;23:236-241.

24. Coca SG, Jammalamadaka D, Sint K, et al. Preoperative proteinuria predicts acute kidney injury in patients undergoing cardiac surgery. J Thorac Cardiovasc Surg. 2012;143:495-502.

25. Tziakas D, Chalikias G, Kareli D, et al. Spot urine albumin to creatinine ratio outperforms novel acute kidney injury biomarkers in patients with acute myocardial infarction. Int J Cardiol. 2015;197:48-55.

26. Meng H, Wu P, Zhao Y, et al. Microalbuminuria in patients with preserved renal function as a risk factor for contrast-Induced acute kidney injury following invasive coronary angiography. Eur J Radiol. 2016;85:1063-1067.

27. Heart Outcomes Prevention Evaluation Study Investigators. Effects of ramipril on cardiovascular and microvascular outcomes in people with diabetes mellitus:Results of the HOPE study and MICRO HOPE sub-study. Lancet. 2000;355:253-259.

28. Maioli M, Toso A, Gallopin M, et al. Preprocedural score for risk of contrast-induced nephropathy in elective coronary angiography and intervention. J Cardiovasc Med (Hagerstown). 2010;11:444-449.

29. Goldenberg I, Matetzky S. Nephropathy induced by contrast media:pathogenesis, risk factors and preventive strategies. CMAJ. 2005;172:1461-1471.

Autor para correspondencia: Servicio de Cardiología, Hospital Alemán, Avenida Pueyrredón 1640, Ciudad Autónoma de Buenos Aires C1118, Argentina.
Correo electrónico: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. (Y. Korolov).

Subcategorías

Editorial

Recic 20 071 F1

Recic 20 066 F1

Revisión de ensayos





Embolización de seudoaneurisma en prótesis subclavio-aórtica de dacrón para la corrección de interrupción de aorta

Jesús F. García, Nelson García, et al.

¿Cómo lo haría?
Rafael J. Ruiz Salmerón

Resolución
Jesús F. García, Nelson García, et al.

Debate

A debate: Ecografía intravascular y tomografía de coherencia óptica en la revascularización percutánea

Recic 20 070 F1
Recic 20 067 F1

Resúmenes de congresos