Artículo

Articulos Originales \ Imágenes en cardiología

REC Interv Cardiol. 2019;1:67

Neoateroesclerosis precoz en un paciente con trasplante cardiaco

Accelerated neoatherosclerosis in a heart transplant recipient

Rafael RomagueraEsta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo., Josep Gómez-Lara y Joan A. Gómez-Hospital

Área de Enfermedades del Corazón, Hospital de Bellvitge - IDIBELL, Universidad de Barcelona, L’Hospitalet de Llobregat, Barcelona, España

La vasculopatía del injerto cardiaco se caracteriza por la ausencia de placas ricas en lípidos. No obstante, los receptores de trasplantes también pueden desarrollar lesiones que recuerdan a la ateroesclerosis tradicional. El tacrolimus y el everolimus, que se utilizan habitualmente en los receptores de trasplantes, se asocian a efectos adversos proaterogénicos tales como hiperglucemia, hiperlipemia e hipertensión. El everolimus también libera varias citocinas proinflamatorias tales como la interleucina 6 y el factor de necrosis tumoral-α. De ahí que la inflamación, la disfunción endotelial y la hiperlipemia sean procesos fisiopatológicos compartidos comunes a la neoateroesclerosis del stent y a la ateroesclerosis del trasplante.

Presentamos el caso de un varón de 50 años con antecedentes de trasplante cardiaco hace 18 años y un stent liberador de zotarolimus implantado en la arteria descendente anterior izquierda hace 16 meses. El paciente recibió agentes inmunosupresores incluido tratamiento cuádruple con corticosteroides, micofelonato, tacrolimus y everolimus. Fue hospitalizado con un cuadro de insuficiencia cardiaca aguda. La angiografía coronaria que se realizó reveló la presencia de una importante reestenosis del stent (figura 1A). La tomografía de coherencia óptica (OCT) reveló la presencia neoateroesclerosis precoz del stent con una placa cargada de lípidos similar a la apariencia morfológica típica de la neoateroesclerosis nativa (asterisco rojo) y vasa vasorum (asterisco verde) (figura 1B, figura 1C). Para evitar muchas capas metálicas (flechas rojas), se implantó en el stent un armazón vascular bioabsorbible (flechas verdes). El seguimiento OCT y angiográfico que se llevó a cabo un mes después confirmó la presencia de permeabilidad del armazón con la mayoría de struts no cubiertos (figura 2A, figura 2B, figura 2C). Se trata de la primera descripción de neoateroesclerosis de stent en un receptor de trasplante que sobrevino pocos meses después de colocar el stent. Como la vasculopatía del injerto cardiaco suele ser silente y catastrófica, se recomienda realizar control metabólico intensivo y monitorización invasiva por imagen en estos pacientes.

Figura 1.

Figura 2.

Autor para correspondencia: Hospital Universitari de Bellvitge, Feixa Llarga s/n, 08907 L’Hospitalet de Llobregat, Barcelona, España.
Correo electrónico: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. (R. Romaguera).

Editorial

Revisión de ensayo clínico

Recic 19 2 050 F1

Artículo original

Recic 19 2 007 F3

Regadenosón intravenoso frente a adenosina intracoronaria para la medida de la reserva fraccional de flujo

Patrón de cicatrización neointimal de un stent farmacoactivo en el hematoma coronario

Laura Mañas Alonso, Mario Sádaba Sagredo, et al.

¿Como lo haría?
Santiago Jiménez Valero

Resolución
Laura Mañas Alonso, Mario Sádaba Sagredo, et al.

Editorial

Rec 19 003 F1

Editorial

Editorial