Ahead of Print

Articulos Originales \ Carta al Editor

Disponible online: 28/07/2020

Utilidad del avance asistido con balón en el acceso arterial radial

Utility of balloon-assisted tracking in radial arterial access

Pau Federico Zaragoza, Francisco Pomar Domingo, Teresa Castelló Viguer, Luis Martínez Ortiz de Urbina y Enrique Peris Domingo

Servicio de Cardiología, Hospital Universitario La Ribera, Alzira, Valencia, España

Sr. Editor:

El abordaje transradial es actualmente la vía de acceso más utilizada tanto en coronariografía como en intervencionismo coronario percutáneo1. Sin embargo, no es excepcional encontrar dificultades anatómicas, tales como espasmo grave, pequeño calibre del vaso, loops o tortuosidades, que no se consiguen superar con las técnicas habituales y fuerzan el cambio a otra vía de acceso2. El intento de avance del catéter en estas situaciones puede provocar la disección o la perforación de la arteria y ser causa de hematomas, e incluso, aunque infrecuente, de síndrome compartimental3.

Patel et al.4 identificaron como principal causa de resistencia en el avance del catéter el efecto cuchilla que ejerce el extremo distal del propio catéter sobre la pared del vaso (figura 1A), un mecanismo que se ha confirmado en estudios de coherencia óptica5. Estos mismos autores describieron la técnica de avance asistido con balón (balloon-assisted tracking [BAT])4, que consiste en hinchar un balón de angioplastia sobresaliendo parcialmente a través del extremo distal del catéter para mantener su posición coaxial con la arteria, evitando el efecto cuchilla y proporcionando una mejor navegabilidad (figura 1B). Para ello se cruza la dificultad anatómica con una guía de angioplastia de 0,014 pulgadas de punta blanda, a continuación se hincha un balón semidistensible de 1,5-2,0 mm a 6-8 atmósferas en la punta del catéter, y en bloque se avanza hasta más allá del problema anatómico (figura 2). Una vez superada la dificultad con el catéter, se retiran la guía y el balón para continuar el procedimiento con la técnica habitual. Todo ello se debe realizar con un estricto seguimiento fluoroscópico.

Figura 1. A: efecto cuchilla del extremo distal del catéter sobre la pared del vaso. B: corrección del efecto cuchilla con un balón de angioplastia hinchado en la punta del catéter. BAT: balloon-assisted tracking.

Figura 2. A: espasmo grave difuso de la arteria radial. B: avance de la guía de angioplastia. C: catéter con el balón hinchado en el extremo distal. D: cruce de la dificultad anatómica.

Durante el periodo de enero de 2019 a enero de 2020 hemos utilizado esta técnica en 28 pacientes (2,3% del total de los abordajes transradiales). En todos ellos, tras una correcta canalización de la arteria, había resultado imposible avanzar el catéter. En la tabla 1 se muestran las características clínicas de los pacientes y las causas por las que se utilizó el BAT. En 2 ocasiones se hizo en el contexto de una intervención coronaria percutánea primaria.

Tabla 1. Perfil clínico y motivos por los que se recurrió al avance asistido con balón (balloon-assisted tracking [BAT])

Características demográficas N = 28
Edad (años) 67 ± 14 [36-91]
Mujeres 15 (54)
Hipertensión arterial 16 (57)
Tabaquismo 10 (36)
Diabetes mellitus 8 (29)
Dislipemia 7 (25)
Arteriopatía periférica 13 (46)
Acceso por arteria radial derecha 15 (54)
Síndrome coronario agudo 22 (79)
Intervención coronaria percutánea 18 (64)
Momento de dificultad en el acceso radial
 Avance guía 0,035 pulgadas 1 (4)
 Avance catéter diagnóstico 5 Fr 10 (36)
 Intercambio de catéter diagnóstico 5 Fr por terapéutico 6 Fr 17 (61)
Indicación de BAT
 Espasmo grave no resuelto 14 (50)
 Calibre pequeño 7 (25)
 Tortuosidad grave radial o braquial 3 (11)
Loop radial 3 (11)
 Bucle subclavia 1 (4)

Los datos expresan n (%), media ± desviación estándar o mediana [rango intercuartílico].

Para realizar el BAT se emplearon balones semidistensibles de 2 × 12 mm en catéteres 6 Fr y de 1,5 × 12 mm en catéteres 5 Fr.

El éxito de la técnica, definido como la superación de la dificultad anatómica para realizar el procedimiento sin necesidad de cambiar la vía de abordaje, se consiguió en el 93% de los casos. Solo en 2 pacientes fue necesario un cambio de la vía de acceso: un caso de arteria radial gravemente calcificada y de pequeño calibre en el que no se consiguió avanzar la guía de 0,014 pulgadas (paso imprescindible para realizar el BAT), y otro con un bucle en la subclavia y una grave elongación aórtica que no se pudo superar con el BAT. Ningún paciente presentó complicaciones vasculares relacionadas con la técnica.

Así pues, coincidiendo con otros autores, consideramos que el BAT es una técnica sencilla con la que se pueden mejorar las tasas de éxito del acceso radial6. Aunque en nuestro grupo de pacientes solo hubo 2 casos de intervención coronaria percutánea primaria, se trata de un escenario especialmente sensible a la necesidad de cambio de acceso en el que el BAT también ha mostrado su eficacia7. Es fundamental que ante la mínima resistencia en el avance del catéter se realice una angiografía para valorar la dificultad anatómica, y una vez definido el problema, el uso precoz del BAT podría reducir la tasa de complicaciones.

BIBLIOGRAFÍA

1. Cid Álvarez AB, Rodríguez Leor O, Moreno R, Pérez de Prado A. Spanish Cardiac Catheterization and Coronary Intervention Registry. 28th Official Report of the Spanish Society of Cardiology Working Group on Cardiac Catheterization and Interventional Cardiology (1990-2018). Rev Esp Cardiol. 2019;72:1043-1053.

2. Azzalini L, Khan R, Al-Hawwas M, et al. Effect of radial-to-femoral access crossover on adverse outcomes in primary percutaneous coronary intervention. Am J Cardiol. 2014;114:1165-1173.

3. Goirigolzarri Artaza J, Casado Álvarez R, Benítez Peyrat J, León Aliz E, Goicolea J, García Touchard A. Síndrome compartimental agudo de la mano tras un cateterismo transradial. Rev Esp Cardiol. 2017;70:672-673.

4. Patel T, Shah S, Pancholy S, Rao S, Bertrand OF, Kwan T. Balloon-assisted tracking:a must-know technique to overcome difficult anatomy during transradial approach. Catheter Cardiovasc Interv. 2014;83:211-220.

5. Merella P, Lorenzoni G, Casu G. Inside the “Razor Effect“:Lessons From Optical Coherence Tomography-What Does Angiography Hide?JACC Cardiovasc Interv. 2019;12:409-410.

6. Wojciuk J, Beijk MA, Goode G, et al. Balloon-assisted tracking technique as 'a way forward'for transradial intervention. Coron Artery Dis. 2019;30:440-447.

7. Obaid D, Hailan A, Chase A, et al. Balloon-Assisted Tracking Use Reduces Radial Artery Access Failure in an Experienced Radial Center and is Feasible During Primary PCI for STEMI. J Invasive Cardiol. 2017;29:219-224.

Autor para correspondencia: Servicio Cardiología, Hospital Universitario La Ribera, Ctra. Corbera km 1, 46600 Alzira, Valencia, España.
Correo electrónico: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. (P. Federico Zaragoza).

Editoriales


Artículos originales

Recic 20 013 F5
Recic 19 096 F2
Recic 19 100 F3

Recic 19 4 084 F2

Artículo especial

Debate

Recic 20 018 F1
Recic 20 023 F1

Editorial





Ablación septal con alcohol de rescate en miocardipoatía hipertrófica obstructiva y tormenta eléctrica refractaria

Piero Custodio-Sánchez, Marco A. Peña-Duque, et al.

¿Cómo lo haría?
Ángel Sánchez-Recalde

Resolución
Piero Custodio-Sánchez, Marco A. Peña-Duque, et al.

Imágenes en cardiología

Home Recic Uk 19 4 088 F1

Cartas al editor

Recic 20 050 F1